Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OBITUARIO

Emmanuella de Dampierre, una vida de desgracias

Su exmarido Jaime de Borbón renunció al trono de España

Emmanuella Dampierre, en una imagen 2008.

Emmanuella de Dampierre y Ruspoli, que cumpliría el próximo noviembre los cien años, podría haberse convertido en reina de España como esposa del infante Jaime de Borbón y Battenberg, o en madre de un rey, si Alfonso de Borbón hubiese accedido a la Corona.

Emmanuella de Dampierre, fallecida ayer en Roma, ocupó generosos espacios en los medios españoles en 2003, con motivo de la aparición de sus memorias, escritas por la Begoña Aranguren Gárate. En ellas, la primera esposa de don Jaime de Borbón relata la renuncia de su marido al trono de España, en 1933, a petición de su padre don Alfonso XIII y a favor de su hermano don Juan de Borbón. Una renuncia de la que tuvo noticia después de que su marido la formalizara ante su padre, al tercer año de su matrimonio y sin que ella sospechara nada.

Como es bien sabido, don Jaime se convirtió en heredero del trono de España tras la renuncia de su hermano mayor, cuando Alfonso XIII se encontraba en el exilio en Roma ante la inminente proclamación de la II República. Pero don Jaime ostentó el título de príncipe de Asturias solo unos días, ya que el monarca entendió que debía renunciar debido a su condición de sordomudo.

Pero ese no fue ni el primer ni el único de los infortunios sufridos por Emmanuella de Dampierre. Nacida en Roma en 1913, su juventud se vio marcada por el divorcio de sus padres (el vizconde Roger de Dampierre y la princesa Vittoria Ruspoli) y la delicadísima situación económica en la que se encontrarían ella y su madre tras la separación. En sus memorias reconoce que su matrimonio con don Jaime fue un acuerdo entre su madre y el monarca español, con el fin de formar parte de una familia real europea.

A la renuncia de su marido al trono de España, se añadieron un buen número de desgracias posteriores, que hicieron de la suya “una vida muy difícil”. Primero fue su separación de don Jaime de Borbón. Harta de las numerosas escapadas de su marido, decidió abandonar el domicilio conyugal con sus dos hijos en 1946, si bien ella misma ya había iniciado una relación con el millonario Antonio Sozzani, con quien se casó por lo civil en 1949. En esa fecha, ya había obtenido el divorcio de don Jaime, registrado formalmente en Turín. Sin embargo, aunque en Italia era reconocida su nueva situación familiar, en España no, ya que no existía legalmente esa alternativa, por lo que siguió ostentando el título de duquesa consorte de Segovia, otorgado a su primer marido por Alfonso XIII como compensación a su generosidad por renunciar al trono. Dampierre se divorciaría de Sozzani en 1967, año en el que inició otra relación con el abogado napolitano Federico Astarita.

Tras la muerte de su padre y de don Jaime, en 1975, afrontó la etapa más difícil de su vida. En los ochenta vivió con particular tristeza la separación de su hijo Alfonso y Carmen Martínez Bordiú, la muerte de su nieto de 12 años Francisco de Asís en un accidente de coche y la de su propio hijo Alfonso, mientras inspeccionaba las pistas de esquí en Beaver Creek (Colorado, EE UU). Luego viviría la muerte de su hermana Yolande Beatrix (1990), la de su querida sobrina Mahaut (1997), la de su hijo Gonzalo, duque de Aquitania (2000); y la de su segundo esposo (2007). Ella misma confesaría: “Mi mayor desgracia es haber sobrevivido a la muerte de mis dos hijos y también a la de mi nieto Fran”, a quien lloró con particular tristeza.

Su último acto público fue en 2010, para asistir en la Basílica de San Pedro del Vaticano al bautizo de sus bisnietos Luis y Alfonso de Borbón y Vargas, hijos de su único nieto Luis Alfonso de Borbón. Luis Alfonso, que ha viajado a Roma, ha estado pendiente de ella durante los últimos años, especialmente desde 2009, año en el que comenzó a apagarse una vida agitada y plena de desdichas.

 

Fermín J. Urbiola es periodista y biógrafo de la reina Sofía (La Sonrisa que cautivó a España) y de la reina Fabiola (Nacida para reina. Fabiola, una española en la corte de los belgas).