La cajera de Forever Young contradice la versión de Camps

Declara que el expresidente de la Generalitat no le pagó nada cuando se llevó una pantalón y unos zapatos y sólo le dio las gracias

La excajera de Forever Young ha contradicho hoy la versión sostenida por Francisco Camps y Ricardo Costa. La antigua cajera ha contado hoy que todos los empleados de esta tienda incluían las prendas adquiridas por Francisco Camps y Ricardo Costa en la cuenta de pago de Alvaro Pérez "el Bigotes", porque sabían "que todos eran los mismos".

María Calero, que ha declarado como testigo ante el jurado que juzga al expresident de la Generalitat y al ex secretario general del PPCV, ha recordado que los acusados nunca le pagaron en efectivo. La primera vez que vio a Camps, éste se acercó hasta la caja para darle la mano y no para abonar el traje que se estaba llevando, ha testifiado.

Según ha contado, "el Bigotes", director de Orange Market, filial valenciana de la trama "Gürtel", tenía una cuenta abierta en la tienda en la que se iban apuntando sus prendas y las de otros, entre ellas las de Camps y Costa.

En esta misma "línea de crédito" se anotaban también las compras del expresident de la Generalitat Víctor Campos y del exjefe de gabinete de la Conselleria de Turismo Rafael Betoret, condenados ambos por reconocer que aceptaron regalos de la trama.

Al expresident lo recuerda varias veces en la tienda, aunque nunca se preocupaba por él: "Sinceramente, sabía que no iba a venir a la caja", ha manifestado.

El primer día que lo vio en Forever Young, el entonces president se acercó hasta la caja: "Pensaba que iba a pedirme el tique o a pagarme, pero sólo vino a darme la mano y decirme 'gracias'. Yo no sabía quién era y me quedé cortada, tuve que preguntar a quién había saludado".

La defensa le ha preguntado si no pudo ser que Camps entregara el dinero al jefe de la tienda que le atendía -que en esa ocasión era el sastre José Tomás-, pero la testigo ha mantenido que si hubiera sucedido así, su jefe habría ido a la caja posteriormente para entregarle el efectio.

Calero, que fue despedida en junio de 2008, es la autora del documento al que constantemente se hace referencia en este juicio, una cuenta de deuda por importe total de 30.678 euros que incluye los nombres de los acusados asociados a diferentes cantidades.

Lo hizo por iniciativa propia, "porque había mucho dinero pendiente" y para "tener las cuentas claras", según ha contado la testigo.

Esta cuenta quedó a cero progresivamente gracias a las transferencias bancarias que se realizaban periódicamente por diferentes empresas del grupo Correa y que solían coincidir con las cantidades exactas correspondintes a las prendas retiradas, según ha ratificado en la sala observando los comprobantes.

Preguntada por la posible alteración de las facturas, la testigo ha dicho que lo único que se hacía era fragmentar en varios días una compra elevada hecha por un mismo cliente, para poder cuadrar la caja diariamente, aunque "siempre" correspondían a "ventas reales".

La testigo ha asegurado que vio tiques a nombre de Ricardo Costa. "Sé que estaba en alguno, yo lo vi", ha apuntado.

El letrado de Camps ha preguntado el motivo por el que la anotación "Camps nuevo cliente" aparece de forma repetida en varios tiques, a lo que la excajera ha respondido: "Después de julio de 2007 me dijeron: Todo lo de esta gente, lo metes en la cuenta de Alvaro Pérez".

Boix ha preguntado a la testigo si mantuvo encuentros con el sastre José Tomas después de ser despedida y si testificó en el proceso que enfrentó a éste con Eduardo Hinojosa al ser despedido de Forever Young, cuestiones ambas a las que ha asentido.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50