Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Y la ola gigante al final no llegó

Interior mantiene para hoy la alerta roja por fuertes vientos en Euskadi

"Va a venir una ola enorme y nos va a comer a todos". Segura, sin ningún atisbo de duda ante la tajante y, cuando menos, curiosa afirmación, Leire, de 26 años, móvil en mano, retrataba el fuerte oleaje que ayer salpicó con olas de hasta siete metros, según las previsiones, la desembocadura del río Urumea, en San Sebastián. El temporal de fuerte oleaje pasó, sin incidentes significativos, a excepción de las tres personas que tuvieron que ser atendidas en la capital guipuzcoana por diversas contusiones. El Departamento de Interior vasco mantiene para hoy la alerta roja por fuertes vientos que podrían superar los 140 kilómetros por hora en algunos puntos del oeste de la comunidad. La alerta se extiende entre las 00.00 y las 12.00, siendo las 09.00 el momento más crítico, según Euskalmet.

Los curiosos se agolpaban a mediodía, camino del trabajo a casa para comer o aprovechando el paseo de rigor al perro o al niño, en la explanada del Kursaal. "Esto no es para tanto, aquí hay que venir a las siete de la tarde, ahí sí que va a haber tute", comentaban Pili y Julio, de 65 y 57 años, respectivamente, vecinos de Gros, y acostumbrados a que, al menos una vez al año, toque sacar la cámara de fotos para retratar la fuerza del mar.

La jornada de ayer, además de imágenes para colgar en las redes sociales —"todo esto luego lo pongo en Facebook", señaló la joven que prevía el apocalipsis—, dejó tres heridos en Euskadi. Un vecino de Hondarribia, de 29 años, tuvo que ser atendido por una fractura abierta de rodilla, según informó el Ayuntamiento de San Sebastián. El hombre fue golpeado por una ola en el Paseo Nuevo tras acceder a la zona acotada por la Guardia Urbana. Igual suerte y por el mismo motivo, corrieron otras dos personas. La DYA tuvo que atender a un hombre que se torció un tobillo al intentar esquivar una ola, mientras que un joven sufrió un golpe, en una situación parecida, sin revestir mayor gravedad.

El balance de incidentes en San Sebastián se cerró con el rescate de tres surfistas en el Urumea y con otros 16 "obligados" a salir del agua por el fuerte oleaje. Además, un vecino de Barakaldo se rompió una pierna en la playa de Noja, en Cantabria, al ser arrastrado por una ola.

Interior prevé que vientos de hasta 140 km/h azoten hoy la margen izquierda del Nervión, Uribe Kosta, las Encartaciones, el Valle de Aiala y Matxitxako, por lo que ha decretado en estas áreas la alerta roja. Para el resto de Euskadi la alerta es amarilla y la previsión que el viento alcance 100 kilómetros por hora.

El departamento que dirige Rodolfo Ares ha rebajado para hoy la alerta roja por oleaje a naranja, si bien el temporal seguirá activo hasta las 06.00 de mañana. Y ha decretado el aviso amarillo por lluvia y nieve para hoy y el sábado.

Las recomendaciones de Interior pasan por el cierre de puertas, ventanas y toldos, la retirada de macetas y cualquier tipo de objeto que pueda caer a la calle por el fuerte viento, y reforzar la seguridad del andamiaje, grúas y otros elementos de construcción. La lista se completa con el consejo de no pasear cerca de cornisas, muros o árboles, evitar los desplazamientos por carretera y no acercarse a la playa o aquellas zonas que puedan ser golpeadas por las olas.

El Ayuntamiento de San Sebastián recordó a sus vecinos en un comunicado que "las olas suponen un espectáculo de gran belleza pero también entrañan mucho peligro" y exigió a los mismos "sensatez" y respeto a las zonas acotadas por la Guardia Urbana.

Bilbao solicitó la retirada de estructuras y otros elementos de terrazas y veladores desde las 21.00 de ayer y hasta que se levanten las alarmas. También anunció que las casetas, carpas y demás instalaciones del Mercado de la Feria de Artesanía, ubicado cerca del Teatro Arriaga, permanecerán cerradas, así como los puestos de Navidad.

Vitoria decidió no encender el alumbrado navideño y cerrar los parques públicos y las zonas arboladas hasta las 07.00 de hoy, momento en el que la capital alavesa adecuará el plan de emergencias en función de las últimas previsiones que se produzcan. Getxo activó la Mesa de Crisis por la llegada de fuertes vientos —el municipio se sitúa en una de las zonas de riesgo especial—, y pidió a la población que cumpla las recomendaciones de Protección Civil.