Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Urkullu liga la unidad europea a la llegada de la paz a Euskadi

Destaca la labor del PNV en el plan de modernización de Euskadi en 34 años

Iñigo Urkullu, presidente del EBB, ha desplegado una actividad frenética durante la campaña electoral del PNV ante el 20-N. Consciente, sin duda, de cuánto se juega su partido en esta cita rodeada de riesgos por demasiadas partes. En ese esfuerzo diario, Urkullu acudió ayer por la mañana a Vitoria a poner en valor el esfuerzo de su partido en la modernización de Euskadi durante las décadas de su paso por el poder. Horas después, en un plano muy diferente, ya en la capital vizcaína ligó el proceso de unidad europea a la contribución que ha supuesto para la llegada de la paz al País Vasco.

Urkullu diseccionó en Vitoria su argumento en función de la identidad de cada rival en estas elecciones. Pero partió de la base común de que ni el PSE, ni el PP ni la izquierda abertzale creen en Euskadi y por eso demandó que el voto vaya al PNV en base al reconocimiento por su gestión "durante 34 años" ofreciendo, dijo junto a la sede del Parlamento vasco, "fuerza, eficacia y honradez". Desde luego, Álava ha sido uno de los destinos más asiduos de Urkullu en esta campaña, en busca de apuntalar el escaño de Emilio Olabarria, su cabeza de lista por este territorio, donde se lo disputa amargamente con Amaiur, según todas las encuestas.

El dirigente jeltzale sostuvo que el PNV es la alternativa de confianza para Euskadi frente a un PSOE que se esfuerza en alejarse de sí mismo, de lo que ha hecho durante estos últimos dos años y que pretende decir que es diferente de lo que realmente es, al igual que el PP. Pero, lógicamente, no se olvidó de su auténtico rival, la izquierda abertzale, a la que asignó una vocación intermitente que dice sí pero no, voy pero no voy" y que no es capaz de asumir públicamente el compromiso de ir a Madrid a defender los intereses de Euskadi. A modo de crítica global, Urkullu concluyó diciéndoles que "no creen en Euskadi".

Ya en Bilbao, el discurso elevó el tiro dentro de una jornada organizada por la Fundación Sabino Arana en torno a los retos de desarrollo del milenio. Fue en este escenario donde mostró su esperanza en "una paz definitiva y para siembre", tras el cese de la actividad terrorista de ETA, y en ese sentido subrayó que "la unidad europea también nos ha acercado la paz a Euskadi", admitiendo al mismo tiempo que "el cese definitivo de la acción armada ha supuesto un antes y un después en la historia de este país".

En su discurso, donde reconoció que "Europa es parte de los genes del PNV", hizo una especial referencia a la actual coyuntura económica, ante la que se mostró convencido de que "esta crisis que estamos viviendo, la unidad Europa la va a convertir en una oportunidad". A modo de alternativa apuntó que frente a "las deficiencias y los lastres que esta Europa a medias conlleva" la "única solución es pensar y caminar hacia adelante" porque "quedarnos como estamos o desandar el camino sería el final de esta gran etapa de paz y prosperidad que ha vivido nuestro continente".

Asimismo, Urkullu también reclamó, a modo de cierre de su intervención, que "la responsabilidad europea con los desafíos del mundo tiene que ser plena".