Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comunidad cederá sus bibliotecas al Ayuntamiento

Los 16 centros regionales se traspasarán a la red municipal, que tiene 29 equipamientos

Ha tenido que ser la crisis y el deseo de ahorrar de las Administraciones el que vaya a poner fin a casi un cuarto de siglo de duplicidad en las bibliotecas públicas de la capital. La Comunidad de Madrid traspasará al Ayuntamiento su red de 16 centros repartidos por la ciudad. Es "razonable" que así sea, aseguró ayer a EL PAÍS un portavoz de la Consejería de Cultura, dado que todas las bibliotecas de la Comunidad están en la capital. En el resto de municipios de la región son los Ayuntamientos los titulares de estos equipamientos.

El traspaso se está negociando en el marco de las conversaciones para evitar duplicidades de competencias. La decisión política está tomada hace días, pero ahora son los equipos técnicos de la Consejería de Cultura y de la Concejalía de Las Artes, de las que dependen las bibliotecas, las que están abordando cómo integrar dos redes distintas, cada una con funcionarios de cuerpos diferentes, con dos catálogos y con maneras de funcionar particulares.

Madrid lleva más de dos décadas arrastrando una duplicidad que obliga al usuario a tener dos carnés diferentes y consultar en dos catálogos independientes en una misma ciudad. La falta de eficiencia de ese sistema se constató hace muchos años, y también es antigua la intención de solventar la duplicidad. La Comunidad y el Ayuntamiento ya firmaron un convenio en 2005 para coordinar las dos redes de bibliotecas públicas. Un año más tarde, la Comunidad aprobó su Plan de fomento de la lectura, que incluía un Plan estratégico de bibliotecas. "Tiene una importancia crucial", asegura el plan, "la creación de un Consorcio de Bibliotecas Públicas para el municipio de Madrid".

Más de cinco años después, las dos Administraciones no han sido capaces de ponerse de acuerdo para crear ese consorcio. La directora general de Archivos, Museos y Bibliotecas de la Comunidad de Madrid, Isabel Rosell, aseguró en la Asamblea de Madrid en mayo de 2010 que el convenio con el Ayuntamiento se iba a firmar "en las próximas semanas". Su intención era "unificar la visibilidad y el servicio al ciudadano como un interlocutor único, como así es, porque al ciudadano poco le importa quién sea el titular de la biblioteca, lo que reclama es un buen servicio".

El pasado mes de enero tanto Comunidad como Ayuntamiento aseguraban que la firma era cuestión de días. Finalmente, han optado no por un consorcio, sino por el traspaso al Ayuntamiento de las 16 bibliotecas regionales, que se sumarán a las 29 municipales. El objetivo es que el usuario acceda a todas ellas con un mismo carné y que los catálogos estén unificados.