Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

En la lista del 'Alakrana' y 'Playa de Bakio'

Los gallegos Juan Alfonso Rey y José Alfonso García engrosan la lista de marineros españoles víctimas de la piratería en aguas de Somalia

Ningún marinero español había estado tanto tiempo en manos de los piratas como los gallegos Juan Alfonso Rey Echeverri y José Alfonso García, liberados hoy. Sus 137 días sin libertad y en medio del océano Índico superan con mucho a los 47 que permaneció apresado el atunero vasco Alakrana (finales de 2009) y a los 10 del también atunero vasco Playa de Bakio (abril de 2008).

El Alakrana ha sido, hasta la fecha, el caso más recordado: por su duración y por lo enrevesado que llegó a estar, con dos asaltantes detenidos por la fragata Canarias, enviados a España y juzgados en la Audiencia Nacional. El secuestro concluyó el 17 de noviembre de 2009 tras el pago de un rescate de 2,7 millones de euros, lanzados desde una avioneta. Según explicó entonces el Real Instituto de Estudios Internacionales de Londres, los jefes se llevaron el 20%, otro 30% los ejecutores y el 50% restante, según lo habitual, se reservó para futuros ataques y pagar sobornos. Esos 2,7 millones fue la misma cantidad pactada un mes antes, aunque los piratas rompieron el pacto por la detención de sus dos compañeros.

De los 36 tripulantes del pesquero, 16 eran españoles. La fatalidad quiso que unos días antes de su secuestro evitaran una primera captura. Fue a comienzos de septiembre, cuando a 495 millas de la costa de Somalia lograron huir a una velocidad inalcanzable (19 nudos contra siete) de un barco de apenas diez metros de eslora que, gracias a sus pequeñas dimensiones, consiguió esquivar el sistema de radares. Del segundo intento no pudieron librarse.

Aproximadamente un año y medio antes, el caso fue el del Playa de Bakio, con 26 tripulantes a bordo, entre ellos ocho gallegos y cinco vascos. El atunero con base en Bermeo (igual que el Alakrana) fue atacado con lanzagranadas a 230 millas de Somalia. De nuevo, un rescate, esta vez de 750.000 euros, resolvió una captura que duró diez días. "Los piratas estaban famélicos, eran pura piel y huesos, y no dejaron de encañonarnos con una ametralladora mientras estábamos en cubierta. La liberación ha sido pacífica, pero el cautiverio ha resultado espantoso", contaba entonces Gotzon Klemos, una de las víctimas. "El miedo era permanente. No podíamos dormir. Pasábamos todo el día leyendo porque era lo único que podíamos hacer", añadía.

A diferencia del pesquero de Juan Alfonso Rey Echeverri y José Alfonso García, Vega 5, que lucía bandera mozambiqueña, tanto el Alakrana como el Playa de Bakio tenían bandera de España.

En estos momentos, y según el último informe de la Operación Atalanta de la Unión Europea contra la piratería frente a las costas de Somalía, hay 23 embarcaciones detenidas por los piratas (con una estimación de 520 personas afectadas). El barco que lleva más tiempo privado de libertad (desde el 29 de marzo de 2010) es el Iceberg 1, de Panamá, con 24 personas a bordo. Por fortuna, hoy no se encuentra secuestrado ningún pesquero con bandera española. El último que lo evitó fue el atunero vasco Albatun Dos, que escapó el 6 de enero a toda velocidad de un esquife de piratas. En su día, otras embarcaciones españolas, como Intertune II, Artxanda, Iria Flavia, Artza y Ortube Berria, también pudieron librarse de los ataques piratas.