Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unas 45.000 personas se manifiestan en Barcelona contra los recortes sociales

Los ciudadanos toman el protagonismo en un nuevo pulso a Mas en defensa de la sanidad y la educación públicas

Unas 45.000 personas, según cálculos de este diario, han ocupado esta mañana las calles de Barcelona para protestar por los recortes de los servicios públicos anunciados por el Gobierno catalán. Los organizadores cifran el seguimiento en 200.000 personas, mientras que la Guardia Urbana considera que han acudido unas 30.000 personas.

Bajo el lema Basta de recortes, nuestros derechos no se tocan, los ciudadanos han lanzado consignas a favor de la educación y la sanidad públicas en un nuevo pulso al ejecutivo de Artur Mas. Se trata de la segunda protesta en un mes contra los tijeretazos que llega, además, en el ecuador de la campaña electoral.

Convocados por sindicatos de clase, de profesores y del personal sanitario, los manifestantes han circulado con intensidad desigual desde la plaza de Catalunya hasta el parque de la Ciutadella, sede del Parlamento catalán, donde han leído un manifiesto.

Al contrario que en la primera gran protesta, esta vez son los ciudadanos quienes han tomado el protagonismo. Muchos de ellos asisten a título individual a la protesta, liderada por CCOO y UGT y secundada por unas 200 entidades ciudadanas entre asociaciones educativas, sanitarias, culturales, oenegés y entidades de consumidores. Algunos de ellos gritan "manos arriba, esto es un atraco" y otros aseguran: "No te Boi a votar Mas", en alusión al consejero de Salud, Boi Ruiz, y al propio presidente catalán, Artur Mas.

Además de las banderas de los distintos partidos políticos, los ciudadanos han lucido pancartas con la señal de prohibido y unas tijeras. Esquerra Republicana e Iniciativa per Catalunya secundan abiertamente la protesta. Algunos de sus líderes, como Joan Ridao (ERC) o Joan Herrera (ICV) participan en la marcha. El PSC, en cambio, ha dado libertad a los suyos para acudir a la protesta. "Esta es una manifestación ciudadana y transversal. Todos están aquí, no solo médicos y profesores", ha explicado el candidato ecosocialista a la alcaldía de Barcelona, Ricard Gomà.

La cabecera, en la que han participado por igual ciudadanos anónimos, actores y líderes sindicales, partió a las 11 horas y alcanzó el parque de la Ciutadella pasado el mediodía. A las 13 horas, el grueso de la manifestación seguía circulando por el final de Via Laitena, que discurre hacia el mar.

A la manifestación principal se ha sumado otra convocada por sindicatos alternativos y movimientos sociales. Hacia las 11 horas, se ha producido cierto desorden por la coincidencia, en el mismo espacio, de ambas marchas. Estos grupos han desplegado en un edificio de Via Laietana una sábana enorme en la que se lee "La banca, la patronal, los políticos y CCOO y UGT, a la mierda".

En el parque de la Ciutadella se ha leido un manifiesto en el que las organizaciones -más de 200 se han adherido a la protesta- han llamado a los ciudadanos a "rebelarse" contra los ajustes presupuestarios que el Gobierno catalán "quiere imponer". "No creemos en una salida de la crisis que conlleve debilitar el actual modelo social".

Los convocantes denuncian que la política de la Unión Europea busca defender los intereses de los mercados financieros y "a desmantelar el modelo social europeo". El comunicado denuncia que el Gobierno de Mas anuncie recortes "con la excusa de la mala gestión" del tripartito y la falta de entendimiento con el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero. Y advierte de que los ciudadanos sufrirán "consecuencias gravísimas" si pierden los "derechos conquistados".

Hace exactamente un mes, unas 22.000 personas ya se echaron a la calle contra los recortes sociales. La plaza de Sant Jaume, sede de la Generalitat, quedó pequeña para acoger a profesionales de la sanidad y la educación que denunciaban el deterioro de los servicios.

Aquella protesta, que fue masiva por sorpresa, obligó a Mas a anunciar que las decisiones drásticas sobre las restricciones quedaban aplazadas hasta después de las elecciones municipales. Además del pulso ciudadano, el líder de CiU creyó que el anuncio de más medidas podía afectar negativamente a los candidatos de la coalición nacionalista; en especial al alcaldable por Barcelona, Xavier Trias, con serias posibilidades de arrebatar el consistorio al PSC, que lo ha gobernado las últimas tres décadas.

Esta información ha sido elaborada por Rebeca Carranco Alba Casanovas, Miguel Carrizo, Jesús García y Dani Sánchez.