en primera persona
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Ver crecer a los hijos de los demás

Elena ha visto crecer a David (tres años y medio) y Natalia (dos años) desde que eran bebés. De hecho, los sigue viendo crecer, casi a diario. También a otra docena de niños de la urbanización, a los que ha cuidado, o a cuyas casas va a limpiar y/o cocinar. A quien no ve crecer es a Constantin, Constelo, su hijo, que se quedó en Rumanía con su abuela con solo dos añitos.

Elena tiene 32 años, trabaja bien y rápido, trata de no desperdiciar un minuto entre casa y casa para ganar más y ahorrar para construirse una propia y que no le falte nada a Constelo, que ya tiene siete años. Cuando termina la última, se va al locutorio para lo que, imagino, son sus momentos de mayor felicidad del día, y también de tristeza, cuando habla un rato con su pequeño que ya no lo es tanto.

Elena hace una tortilla de patatas tan buena como la de mi suegra. Ha sufrido con Eduardo la tarea de dar papilla con cuchara a un bebé de seis meses (Natalia) que se negaba a tomar biberón cuando me incorporé al trabajo. Deja que David le ayude a pasar la aspiradora y sabe cuál es su peluche favorito.

Elena trabaja también los sábados por la mañana y a veces los domingos.Después cocina para su marido, que trabaja en la construcción. Odia los festivos, los puentes, porque tiene demasiado tiempo para pensar. No disfruta las navidades, porque no las puede pasar con Constelo. Cuando se acerca diciembre, a veces nos encontramos que ha buscado en el ordenador billetes baratos para Rumanía. Pero normalmente se queda en un sueño.

Elena duda cuando se acerca el verano, y con él, el único mes al año en el que finalmente vuelve y está con Constelo. Duda si quedarse de una vez en Rumanía y ver cómo Constelo termina de crecer. Si traérselo a España y ver cómo termina de crecer. Ya se ha perdido cinco años, y sabe que solo le quedan unos pocos más, unos años que no vuelven. Pero quiere darle todas las oportunidades de estudiar que ella no tuvo, terminar la casa a la que van añadiendo ladrillo a ladrillo en cada visita. Si se queda, tendrá pocas oportunidades de trabajo, con sueldos muy bajos, y ya no podrá ahorrar; si se lo trae, tampoco, porque no podrá trabajar tantas horas, y tendrá que buscar un lugar mejor -y más caro- donde vivir que una habitación en un piso compartido. Pero lo verá crecer.

Elena no para de darle vueltas. Como miles de mujeres que han dejado atrás a sus hijos para ver crecer a los nuestros.

P.D. Os dejo un enlace muy interesante, publicado en nuestro blog vecino 3.500 millones: Mamá, ¿estamos explotando a la tata?

Comentarios

Gracias Cecilia por decir estas cosas, que la mayoría de la gente no piensa al ver/interpretar la presencia de personas como Elena en nuestras ciudades. Porque no nos olvidemos que los inmigrantes, siempre, primero y fundamentalmente son personas.
La verdad es que es muy triste...., son madres como nosotras, y sienten igual que nosotras y quieren lo mejor para sus hijos, y un futuro mejor para ellos... http://madredeunbebote.blogspot.com/
Muy bueno Cecilia. Siempre había reflexionado en ello. Me gusta que se publique.
Os paso un enlace de un documental bueníssimo de MArina Sereseski que retarata estas "maternidades telefónicas".... ¡Qué duro!http://www.youtube.com/watch?v=JEbbtlQ4Sf8Saludos
muy emocionante... como consiguen sobrevivir sin sus hijos? realmente son mujeres muy fuertes, las admiro! Lo que son capaces de hacer por el bien de sus hijos... es la generosidad más grande que conozco...
Y aún sonará la cantinela de que "vienen a por nuestros trabajos", o que "vienen a aprovecharse de la seguridad social"... Yo lo escucho a diario en Gran Bretana, y eso que soy el mandamás de la oficina. Si tuviera que limpiar ventanas o cuidar mayores, necesitaría una mochila para cargar con la desazón. Con lo duro que es el desarraigo...
¿Y los Derechos del Niño? Vea la Convención de la ONU, artículo 8 y sobretodo 10 : http://www2.ohchr.org/spanish/law/crc.htm Un mundo muy cruel...
Durísimo vivir sin tu hijo. Desde mi humilde opinión, un niño lo que necesita es el amor de su madre. Es lógico que los padres queramos un futuro para nuestros hijos, pero si le preguntan al niño seguro que prefiere estar con su madre a tener unos estudios.
Este es un asunto tristísimo.Estas mujeres no ven crecer a sus hijos, crían hijos ajenos y los suyos son criados por los abuelos.También pasa en España con muchos hijos de divorciados, y en familias donde se valora más el dinero que pasar tiempo con el hijo. Luego vienen las escusas del tipo de "con lo que yo me he sacrificado por mis hijos", aunque la verdad es que muchos hijos hubieran preferido menos sacrificio, menos regalos y más tiempo con papi y mami. Supongo que en ocasiones es cuestión de prioridades en la vida:una casa grande en el pueblo para fardar con los vecinos o un niño feliz....
Es un desgarro que no tendrá arreglo ya en toda la vida. Yo siempre diría que se lo trajese y hablase con Mensajeros por la Paz o con las trabajadoras sociales o algo así para que se lo cuiden mientras ella trabaja, pero con él, siempre con él.
Ley un libro de Angeles Caso " Contra el viento " en el contaba la historia de la mujer de Cabo Verde que trabajaba en su casa cuidando de sus hijos. Ahora tengo otra mirada sobre esta mujeres y su labor.
Acabo de terminar de leer Criadas y señoras, el cual refleja de manera esquisita, la sociedad de los años 60 en el sur conservador y racista de EEUU, en el cual las criadas de raza negra, criaban a los hijos de sus señoras blancas, horas y horas de dedicación restadas a la crianza de sus propios hijos e hijas. Sentimientos demoledores y frustrantes que no podían nada mas que asumir como ley de vida, una vida cercana a la exclavitud.La realidad de Elena no se aleja mucho de este libro, que por cierto recomiendo.
A veces se nos olvida que la gente que cuida de nuestras casas de nuestros hijos han hecho granfes sacrificios. y nosotros quejandonos...
Yo vine de Argentina con mi hija de 3 años. Claro que mi caso es diferente porque tengo una carrera, y sabía de entrada que tarde o temprano mi situación iba a mejorar. Al principio fue muy difícil, porque trabajaba en una tienda de 9 de la mañana a 9 de la noche y la niña se quedaba con una chica ecuatoriana que se la llevaba con ella a limpiar por horas (no le salía a cuenta hacer sólo de canguro, para lo que yo podía pagarle) Después fui mejorando horario, sueldo, situación profesional, y ahora, 9 años después hacemos una vida super normal. Los primeros 4 años fueron durísimos, pero sin ella hubieran sido imposibles. Y estoy segurísima de que no sería la niña feliz, sana y estudiosa que es, si no hubiera tenido a su mamá al lado
la situación es dramática, se mire por donde se mire, ya que esa madre se ha visto en la obligación de escoger entre criar/educar/pasar tiempo con su hijo, o procurar ofrecerle un futuro mejor. Yo creo que habría optado por traer a mi hijo a España, ya que aunque tuviese que pasarme los días separada de él (porque tuviese que trabajar) podríamos compartir los fines de semana, días festivos, y vernos aunque sea un poquito por la mañana y otro poquito por la noche.
Y en vuestra urbanización, ¿le habeis dado de alta en la seguridad social para que pueda cotizar y estar asegurada? ¿os dignais a pagarle más de cinco euros la hora? os sabe mal pero tampoco tanto, no?....... ¿seguro que no podeis hacer nada para ayudarla? ya que es tan cercana, no sé...
Esto pasó en España en los sesenta y setenta también. Tantas familias que fueron a Suiza, Alemania, Francia. Muchos preferían que se quedasen los niños con las abuelas en España. Otros preferían tener menos y tenerlo con ellos. Afortunadamente mis padres eligieron la primera opción. Creo que es como todo en la vida, no deja de ser una elección personal. En cuanto a las personas que se quejan de las madres que se van a trabajar, ¿que pasa, que ellas no se sacrifican? Al menos dan trabajo a otras personas. Hay que ver todos los puntos de vista, no criticar por criticar.
En una ocasión viajé en un avión en el que venían a ver a sus padres (después de tres años sin verles) tres hijos de una pareja latinoamericana que estaba trabajando en Vizcaya. Se me caían las lágrimas oyendo como el niño mayor (tenía unos 14 años) hablaba de que sus padres casi no iban a reconocer a su hermana, que era ya una adolescente y de las ganas que tenía de estar todos juntos un mes. Era un chico encantador y muy responsable, así que sus padres seguro que estaban muy orgullosos. Qué duro debe ser eso y qué triste que haya mucha gente que no sepa ponerse en su lugar.
Muchos tópicos, hemos pasado de las dominicanas, ecuatorianas, bolivianas al Planeta de Caso y las caboverdianas ... las madres que dejan a sus hijos en manos ajenas para integrarse en la igualdad al precio de un ratito por la mañana camino del cole y un ratito por la tarde de vuelta del cole, deberes, baño y cena. Jornadas escolares de los menores mucho más prolongadas que las de sus progenitores para que todo cuadre y padres sin complejo de culpabilidad por el todo vale. Y en definitiva, esclavas del hogar que liberan a las antigüas esclavas del hogar tradicional que ya no es politicamente correcto, dilema moral, etico, sin regulación laboral, si seg. social, sin vacas, sin respeto social ... dilema feminista no resuelto.
Félix: hay gente, mucha gente, en la que trabajan ambos por necesidad, no por capricho. Viudos/as, separados/as, divorciados/as y parejas que juntando ambos sueldos no dan más que el equivalente a uno decente. Qué fácil es hacer demagogia, esas personas no lo hacen para chulear de pisazo, cochazo o casa de verano para dar envidia a nadie. Yo soy hija de padres trabajadores y cambiaron de casa para que cada uno tuviera un dormitorio para estudiar a gusto (presumir,poco, 20 años después faltan lámparas) Los cuatro tenemos carreras, tres chicas y trabajamos dentro yfuera de casa con hijos. Si tanto nos hubiera traumatizado mi madre, no lo habríamos hecho ¿no cree ud.? ni todos los hijos de sus compañeras de trabajo, la inmensa mayoría felices como nosotrso, pues nos seguimos reuniendo mucho gracias a la amistad de estas madres tan valientes y duras. Umm: yo estuve con mis padres, les disfruté muchísimo, pero me alegro sobremanera que me dieran unos estudios. A mí me parece igual de importante darles a mis hijos un techo y comida que unos estudios. Por favor! Trabajadores/as. vuestros hijos no van a crecer con tara, ni se van a diferenciar de los demás. Te haces igual de valiente, independiente y listo, si no más.
No deja de ser una elección.
Entiendo perfectamente lo que siente Elena. Yo hace dos años que no veo a mis hijos. Llegamos a este maravilloso pais hace poco mas de una decada llenos de ilusiones. Mas alla del progreso economico, queriamos vivir bien, con tranquilidad. Los niños se criaron con mucha libertad aqui, en un pueblo hermoso con mucha naturaleza. Se les quedaran muchos recuerdos y que por suerte que atesoraran por siempre una infancia feliz, llena de costumbres que podran compartir donde vayan. Lamentablemente hace cuatro años nos separamos.Mi ex mujer no pudo soportar la distancia, estar lejos de la familia, todo era cuesta arriba. Nunca termino de adaptarse.La navidades, fiestas,cumpleaños y las diferentes etapas eran marcas mas que vivencias positivas. Ellos regresaron. Extrañan su España, sus amigos, su infancia. Yo me quede por trabajo, se que con lo que envio viven bien, a pesar de saber que ya no formo parte de lo cotidiano en sus vidas, y que me pierdo muchas cosas, entre todas, la mas importante, la relacion tan cercana de padre a hijo que mi padre me enseño y que tenia con ellos. Intento mantener por todos los medios comunicacion para apoyar su crecimiento, sus experiencias, pero a 11.500 km. es dificil a veces. Es algo que la gente no imagina a veces, y que no deseo ni ami peor enemigo. Un saludo
Una película que describe muy bien este fenómeno es Mamut (http://www.larepublicacultural.es/article2850.html). Una médica que atiende a un adolescente apuñalado en las calles de una ciudad norteamericana, mientras una mujer filipina cuida a la hija de la médica, mientras la abuela cuida a los hijos de la "chacha" allá en Filipinas
Pues que se la traiga. Al fin y al cabo es ciudadana europea, no??? Las horas del cole, a trabajar y las demás a hacerse amiga de alguien que te lo pueda cuidar. No dejaría a un hijo solito.
Ana demagogia la justa. no entiendo que alguien se sienta ofendida por mi opinión,simplemente digo que en algunos casos se prefiere cambiar cuidar un hijo y verlo crecer por más dinero o una casa chula. no son figuraciones mías, compruebalo mirando los horarios de guarderías o viendo en un parque quien cuida a los niños en vez de los padres. Pero vamos que si consideras que hablaba de tu familia expresamente pues peor para tí porque yo hablaba de gente que prefiere dinero a ver crecer hijos.Tu animas a las madres trabajadoras, yo también pero digo lo que veo y no me gusta.
No me da pena. No es la unica madre que trabaja por sus hijos, ni la unica que se sacrifica.
Señores, yo tengo una conocida que tiene un hijo de 7 años de los cuales solo ha visto como crecía los dos primeros. La he visto noches enteras llorando por sentirse culplable, la he visto estar a punto de renunciar a su sueño de una vida mejor por quedarse en su pais cada vez que iba pues se le partia el alma al tener que dejar nuevamente a su hijo. He visto a un niño llorando implorandole a su madre que regresara a su lado. Y he visto como se levanta todas las mañanas y trabaja jornada de 12 horas diarias para poder tener a su hijo lo mejor posible en su pais. La he visto llorar de desesperacion pues ha solicitado traerse a su hijo y se lo han denegado. Asi que por favor, no es un capricho dejar a un hijo, hablamos sin conocimiento de la situacion que pueden vivir en sus paises. No vanalicen con temas que son tan serios pues ellas lo pasan mal, se sienten culpables y saben que se estan perdiendo los mejor momentos de sus hijos, y eso, (yo no soy madre) pero tiene que ser muy duro.
Murria: Pues que poco corazón tienes, pues si te vieras en esa situación... otro gallo cantaría...
La verdad es que una madre y un padre no deberían nunca tener que separarse de un hij@ y, al reves. ¡Es una pena! ¿Y que hago con mi hij@? ¿Cuantas veces te has hecho esta pregunta?Por eso hemos creado este blog, para ayudarte en el complicado proceso de educación de los hijos. Puedes tanto leer los artículos, como hacer preguntas y compartir opiniones con otros padres.http://yquehagoconmihijo.blogspot.com/
Es de las cosas más escalofriantes que me puedo imaginar. Por mis circunstancias personales este año he pasado el curso escolar a 500 km de distancia del lugar donde viven mi hombre y mi hija (que está a puntito de cumplir 3 años), viéndolos solamente los fines de semana y en vacaciones. Lo he pasado tan mal, que no creo que pueda volver a hacerlo nunca más. No me puedo imaginar el drama que supone para estas madres su larguísima y repetida separación... Si lo pienso mucho, me echo a llorar. Muchísimo ánimo para todas aquellas mujeres que se encuentren en esta situación.
Claro, es una elección, como dicen algunos, pero bajo circunstancias bien particulares. Y respetables, por cierto. En lo personal, hoy camino hacia el otro sentido...cuestión de momentos de vida. Saludos... http://www.papaenrodaje.cl
Cualquier emplead@ del hogar debería tener un contrato, cotizar y tener derecho a prestaciones sociales, INDEPENDIENTEMENTE de su nacionalidad (Española, europea o lo que sea). En España estamos tan acostumbrados a pagar este tipo de servicios en negro, que nos creemos que es lo normal. Siento caer en el tópico de "en otros paises de europa...esto y lo otro" Pero la realidad es que yo vivo en Francia, y la niñera de mi hijo tiene su contrato, y paga sus impuestos. Yo por mi parte, tengo derecho a desgravar lo que ella gana y hasta tengo derecho a algunas ayudas. Al gobierno, también le interesa este sistema, porque tienen a una persona más cotizando, en lugar de estar cobrando el paro y ganando su dinerillo negro. De verdad que a mi al final no sale más caro que pagar en negro, y tengo la conciencia tranquila de que participo al bienestar social de esta persona, y de su familia. Creo que en España, me sentiría ridícula si le hiciera un contrato a una empleada.
Para Carmela: La señora que trabaja en mi casa está dada de alta en la SS. Y la anterior que tuve también. Ambas extranjeras con sus hijos a miles de km. No me siento tonta por hacerlo, y me parece absolutamente inmoral no hacerlo. Aún así, os invito a q os entereis de las contingencias q cubre el régimen de las empleadas del hogar pq es absolutamente vergonzoso.
María, me alegro un mucho de que haya gente como usted, que tiene a gente trabajando en su casa, con su contrato, pero creo que como usted por desgracia hay pocas. Y la verdad es que nunca he leido rel égimen de las empleadas del hogar , pero siguendo tu consejo, pienso hacerlo. Un Saludo
leo muchos comentarios en los que la gente dice que mejor traer al niño a españa que dejarlo solito. Pero no lo ha dejado solito, el niño está con sus abuelos y es posible e incluso probable que esté mejor con ellos de lo que podría estar aquí, donde para poder trabajar esta señora tendría que dejarlo "solo" -o sea, sin ella y sin sus abuelos- 12 horas al día. La que más sufre en esta historia es la madre (suponiendo siempre que el niño esté con unos amantísimos abuelos).
Yo no creo que fuese capaz de dejar a mis hijos en mi país para irme a trabajar a otra parte (esto es un poco "boquilla", porque cuando no hay otra ....), y no sé si es una cuestión de bienestar para ellos o para mí, puro egoísmo. No me atrevería jamás a criticar la elección de Elena, más bien me causa admiración, porque me parece la más difícil sin ninguna duda. Sean las que sean seguro que tiene sus razones, más que justificadas. Muchísimo ánimo ...
Hola, a mi se me parte el alma en diez mil solo de pensarlo. Efectivamente es una eleccion, la mia creo que seria preferir vivir debajo de un puente con mis hijas antes que en una casa en otro pais pero sin ellas. No se si es egoismo o si egoismo es irse pero aunque respeto y entiendo a la gente que haya tenido que tomar esa decision yo creo que no lo haria. Saludos
Hola Jose Antonio Fonseca VacaNo creo que sea sano para los hijos que sus padres estén lejos, pero debemos estar agradecidos con las personas que los cuidan mientras los papas trabajamossaludos a todos ellosJose Antonio Fonseca Vaca
Cuando viajo de trabajo suelen ser a lo más tres noches y ya siento "feo" estar sin ver a mis hijos. Estas historias me recuerdan lo duro que es ganarse la vida (en tiempos de crisis mas), lo duro que es estar ganándosela fuera del país de origen y mas duro si le sumamos con un hijo en origen. Mis respetos y admiración a estas personas. Y peor aún cuando escuchamos esos discursos xenófobos cotidianos y exacerbados en campañas electorales "de que no son como nosotros, no son de aquí", claro que no, son mas fuertes....
Creo que pocas cosas hay más difíciles para una madre que tener que separarse de su hijo y pocas cosas más duras para un hijo que verse privado de la cercanía de su madre. Si educar a los hijos día a día es todo un arte, hacerlo desde el locutorio es una obra maestra. Mi respeto a todas las mujeres que se han visto en la tesitura de tener que tomar esta decisión.http://educaraloshijos.blogspot.com
A mi mano derecha, que tiene libre una semana al mes para ir a su pueblo y ver a su familia; se le han muerto dos hijas (con 11 meses de diferencia entre un fallecimiento y el otro ) mientras ha estado en casa con nosotros y ve a las mias crecer...es muy duro.
:-(No tengo palabras... No es que ignore que estas cosas pasan, pero verlo así, tan bien contado y escrito... Es muy duro, muy duro.
Qué fácil decir "que se traigan a sus hijos" cuando ni el mismo gobierno te deja. Una familia: dos padres, un hijo nacido en España y una hija nacida en su pais de origen. Deciden hacer su proyecto de vida en España, todos juntos, como familia. Los dos con oferta de trabajo, papeles es perfectísima regla, todo vendido y listos para empezar la aventura en el nuevo pais, donde esperan un mejor futuro para sus hijos. Un par de semanas antes del viaje (no te dejan solicitar los visados con más antelación) respuesta del consulado: Visado OK para los dos padres, OK para el niño que nació en España, pero DENEGADO para la niña. Hasta que no estén establecidos en España y puedan demostrarlo, no pueden pedir la reagrupación familiar. A mi personalmente, no me cabe en la cabeza.
Extraordinario post, Cecilia!! Casos como el de Elena son un drama, pero no se circunscriben sólo al tema "profesional"... En este país tratamos a los extranjeros fatal, especialmente si son de Lat Am... como si en su día ellos no nos hubieran recibido a nosotros... En fin

Sobre la firma

Cecilia Jan

Es redactora en la Unidad de Edición. Licenciada en Derecho y Empresariales (ICADE) y máster UAM/EL PAÍS, ha trabajado en secciones de este diario como Internacional, Portada y Sociedad. Creó el blog De Mamas & De Papas, es autora de 'Cosas que nadie te contó antes de tener hijos' (Planeta) y está especializada en literatura infantil y juvenil.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS