El Parlament votará la semana que viene sobre la independencia de Cataluña

La previsible abstención de CiU evitará que la norma prospere

La independencia de Cataluña se debatirá la semana que viene en el Parlamento catalán. La cámara votará una ley para proclamar la secesión propuesta por Solidaritat Catalana per la Independència, la formación con menos representantes (tres diputados) en el hemiciclo. La Mesa del Parlament ha aceptado que se debata la norma, que establece los pasos que debe efectuar Cataluña hasta proclamar su secesión. . Convergència i Unió ha permitido que se pueda tratar la ley en el próximo pleno, que empezará el 13 de abril. Aunque ha rebajado las expectativas de los independentistas al asegurar que sus 62 diputados se abstendrán. Con la abstención de CiU, los partidarios de votar en contra (PP-PSOE y Ciutadans) superarán claramente a los que quieren que la ley prospere (Esquerra, Solidaritat, y el diputado Joan Laporta). La cámara debatirá las enmiendas a la totalidad presentadas por los tres partidos contrarios a la independencia, que lograrán tumbar la ley de Solidaritat. Uriel Bertran, portavoz de SI, pidió a CiU que votara en contra de las enmiendas presentadas por lo que llamó "el bloque españolista".

Más información
Artur Mas ha votado a favor de la independencia de Cataluña
Jordi Pujol revela que ha votado a favor de la independencia
Duran alerta que la corriente independentista actual puede crear frustración
El Parlament apoyará la consulta independentista de Barcelona
CiU enfría el debate soberanista tras votar la autodeterminación

La votación llegará después de la consulta popular sobre la independencia que se organizará en Barcelona el 10 de abril. Paradójicamente, la plana mayor de Convergència se inclinará por votar sí, empezando por el presidente de la Generalitat, Artur Mas (participó en la consulta en secreto), y el expresidente Jordi Pujol. La de Barcelona es una votación sin consecuencias legales. Al llegar al Parlament, CiU optará por una abstención que inclinará la votación y paralizará la ley de Solidaritat para proclamar la independencia.

El partido de Mas también ha evitado, con su mayoría en la Mesa, que un grupo de diputados catalanes hagan de observadores de la consulta popular. ERC había reclamado la creación de una delegación parlamentaria, basándose en que varios "observadores internacionales" acudirán a Barcelona el 10 de abril para supervisar la votación. La Mesa no ha querido dar el visto bueno a la propuesta y la ha rebotado a los grupos parlamentarios.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS