Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ETA se muestra dispuesta a una verificación "informal" de su tregua

La banda terrorista se limita, en un comunicado en Gara, a repetir los planteamientos del comunicado de enero y guarda silencio sobre la situación de la izquierda 'abertzale'

ETA ha roto el silencio que mantenía desde el pasado 10 de enero, cuando hizo público el comunicado por el que declaraba una tregua "permanente, de carácter general e internacionalmente verificable" y lo ha hecho para avanzar poco más sobre lo que ya entonces planteaba. La banda se muestra dispuesta, en un texto en euskera que el diario Gara publica en su edición de hoy a "aceptar un mecanismo de verificación informal" de su alto el fuego y considera que "puede constituirse una comisión internacional de verificación". El comunicado se produce cuatro días después de que el Tribunal Supremo decidiese impedir a la nueva marca de la izquierda abertzale, Sortu, concurrir a las elecciones del 22 de mayo.

La banda hace su planteamiento tras arremeter contra los Gobiernos español y francés por haber rechazado una verificación "oficial" de la tregua que, a su entender, dejaría "acreditado que la única violencia existente hoy en Euskal Erria es la que generan los propios Estados". El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ya sostuvo en su momento que la única verificación que hay de la actividad terrorista es la que hacen las Fuerzas de Seguridad con su trabajo.

ETA recupera aquí su lenguaje más clásico para sostener que en los últimos meses se ha podido constatar que "en Euskal Herria la violencia adopta los nombres de conculcación de derechos, ilegalización, acoso, detención y tortura".

La falta de pronunciamiento de la banda sobre los movimientos de la izquierda abertzale que han dado lugar a la creación de la hoy ilegalizada Sortu y su rechazo del terrorismo había abierto el camino a la especulación sobre la actitud de la banda con respecto a la política que desarrolla la antigua Batasuna. El comunicado de hoy no va a contribuir previsiblemente a aclararlas, ya que se queda en un llamamiento a partidos, sindicatos, organizaciones sociales y al conjunto de los vascos para que "aúnen esfuerzos, adopten compromisos y den nuevos pasos por la libertad y contra la represión".

Y defidende seguir sumando esfuerzos hasta "derribar el muro que España y Francia han levantado para secuestrar la palabra de los ciudadanos vascos". El texto está fechado el 24 de marzo, mes y medio después del registro por Sortu en el Ministerio del Interior de sus estatutos en los que muestra su alejamiento de ETA.

La banda aprecia dos bloques políticos en Euskadi. El de quienes desean "abrir un escenario de libertad", en el que se incluye, y enfrente el de los que "pretenden mantener la imposición y el bloqueo". Y concluye expresando su compromiso para "alimentar y llevar a buen puerto la resolución democrática" del conflicto con la vista puesta en la consecución de "la libertad y la paz para Euskal Herria".

Por otro lado, el abogado sudafricano Brian Currin, impulsor de la Declaración de Bruselas en que se pedía a ETA una tregua permanente y verificable, se reunirá la próxima semana con los cinco integrantes del Grupo Internacional de Contacto (GIC) que él mismo impulsó y presentó públicamente el pasado febrero con el fin de analizar la decisión del Tribunal Supremo de impedir la inscripción de Sortu como partido político, así como el comunicado de etarra de hoy, según fuentes cercanas al grupo que cita Europa Press.