Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las ayudas de la Junta a empresas en crisis

Empleo eleva a 70 las "situaciones discordantes" detectadas en los ERE

13 Ayuntamientos recibieron 3,3 millones de euros del fondo para ayudas de empresas en crisis

El consejero de Empleo, Manuel Recio, elevó ayer a 70 las "situaciones discordantes" detectadas en los expedientes de regulación de empleo (ERE) analizados tras la identificación de presuntos fraudes. Este balance supone que se han hallado 32 nuevos casos, según los datos aportados por Recio en el Parlamento, donde se ha celebrado una sesión de control del Gobierno a instancias del PP.

La Junta de Andalucía ha revisado los expedientes de 1.569 personas de 35 empresas y ha determinado que la situación de 1.499 es correcta, por lo que "los 70 casos detectados de supuestas irregularidades representan 4%".

No obstante, el consejero ha anunciado que enviará al juzgado todos los casos de ayudas para que sean las instancias judiciales quienes certifiquen la legalidad de los expedientes tramitados.

Recio también detalló las ayudas a empresas en crisis previstas en la partida 31L de la Dirección General de Trabajo. De este capítulo se han beneficiado 130 empresas que han recibido 87 millones de euros. Entre estas entidades se encuentran 13 ayuntamientos, a los que destinaron 3,3 millones de euros.

El consejero ha defendido la "honorabilidad" de las ayudas a las empresas y de las entidades beneficiarias. No obstante, insistió en que serán los jueces quienes decidan sobre toda la documentación.

El representante de la Junta ha asegurado que los 647 millones de euros destinados ERE y subvenciones a entidades han formado parte de una política que defendió en la Cámara y que está dispuesto a respaldar en comisión, por lo que anunció que ha solicitado su propia comparecencia.

Las irregularidades en los ERE ha llevado al PSOE a dar de baja en el partido a ocho militantes socialistas que se encuentran entre los presuntos falsos prejubilados en los expedientes de regulación de empleo (ERE) pagados con fondos públicos, según los datos conocidos hasta ahora.