Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Demasiado vieja para la BBC? No, dicen los jueces

El canal de televisión condenado por despedir a la presentadora Miriam O'Reilly, de 53 años

Nadie diría de ella que es ni fea ni vieja. Y si lo fuera, ¿qué? Pero la BBC sí lo pensó, según ha dictaminado hoy un tribunal laboral de Londres al condenar a la corporación británica por dejar soin trabajo a la presentadora Miriam O'Reilly, de 53 años. El tribunal ha condenado a la BBC por despedirla y convertirla en víctima debido a su edad, pero ha rechazado que la corporación lo hiciera porque es mujer.

O'Reilly, que llevaba 25 años en la BBC, era una de las cuatro presentadoras del programa Countryfile, dedicado a la vida en el campo, que fueron despedidas cuando la emisión pasó en 2009 de los domingos por la mañana a los domingos por la noche, una parrilla de mucha más audiencia. Ninguno de los presentadores varones fue despedido.

La BBC negó que su decisión tuviera algo que ver con la edad de las presentadoras, de entre 42 y 53 años. Pero durante la vista del caso, en noviembre pasado, Miriam O'Reilly explicó varias anécdotas que acabaron convenciendo al tribunal. Por ejemplo, relató que el año anterior a su despido, uno de los productores del programa le dijo que tenía que "tener cuidado con las arrugas cuando llegue la alta definición" y que se avecinaban "tiempos de crisis" en su carrera en la BBC.

O cómo un cámara, con la mejor de las intenciones, le ofreció un día utilizar un spray de tinte negro para ocultar sus canas. "No creo que a un hombre le hubieran tratado de esa manera", opina ella.

O cómo uno de los directores del programa le dijo un día que había llegado el momento de echar mano del botox.

"No dudamos de que las mujeres de más edad han afrontado especiales desventajas en los medios televisivos", sostienen los tres miembros del tribunal laboral londinense. "El deseo de atraer a la audiencia de primetime, incluyendo a los espectadores más jóvenes, es legítimo. Sin embargo, no aceptamos que para conseguir esa audiencia se tenga que elegir presentadores más jóvenes", añaden.

"Juré que no lloraría, pero me siento abrumada por esta victoria", ha declarado O'Reilly en una rueda de prensa en Londres tras conocerse el fallo. "He estado mucho tiempo esperando. He estado luchando durante 14 meses para que se hiciera justicia. Ha sido difícil ir contra la BBC porque adoro la BBC. Es una de las mejores televisiones del mundo, pero sentí que había sido mal tratada debido a mi edad y mantenerse en pie era lo que tenía que hacer". O'Reilly ha renunciado a pedir daños y perjuicios, pero tiene derecho a que se le recompense por el lucro cesante de estos 14 meses, en los que apenas ha tenido ingresos.

La BBC ha aceptado la decisión del tribunal y ha pedido excusas a la presentadora, con la que espera alcanzar algún acuerdo para que vuelva a trabajar en la cadena.