Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las balas llevaron hasta las víctimas

Localizada en Toledo gracias a un detector de metales una fosa del franquismo donde se cree fueron enterrados siete fusilados

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) ha localizado en Calzada de Oropesa (Toledo) una fosa común del franquismo donde se cree que fueron enterrados siete hombres, dos de ellos hermanos, fusilados por falangistas el 25 de noviembre de 1936.

Fue el detector de metales el que permitió encontrar el lugar exacto, ya que permitió a los expertos encontrar numerosos casquillos de bala, prueba de los asesinatos. También sirvieron las indicaciones de un hombre de 96 años que hacía guardia en una caseta del campo la noche del crimen y vio a lo lejos cómo los mataban.

La asociación busca en esta fosa, a iniciativa de los familiares de las víctimas, los restos de siete hombres asesinados en 1936: Alberto García Simón, Manuel Gutiérrez Castaño, Antolín Gutiérrez Castaño, Germán Sarro García, Francisco Herreruela Arroyo, Lorenzo Polo Hernández y Enemesio Hernández Álvarez. La exhumación arrancará los próximos días.

Nuria Sánchez García, nieta de Alberto García Simón, reconocía que le había impresionado mucho pisar esta mañana la fosa donde puede estar su abuelo. "Se me puso un nudo en el estómago de ver tantos casquillos y tantas balas", relató a EL PAÍS. "Era campesino. Tenía 33 años, tres hijos y uno en camino, al que nunca llegó a conocer, cuando lo mataron. Todos sus hijos están hoy muy emocionados por esto".

Los primeros restos hallados no están en muy buen estado porque fueron enterrados a muy poca profundidad en este fosa de tres metros y medio de largo. Por eso lo más probable es que una vez exhumados todas las víctimas vuelvan a ser enterradas juntas, "pero en un cementerio y con su nombre escrito en una placa", aclaró Nuria.

La ARMH celebró recientemente el décimo aniversario de la primera fosa de víctimas del franquismo exhumada con técnicas arqueológicas y forenses, la del abuelo de Emilio Silva, hoy presidente de la asociación. Desde entonces se han recuperado los restos de más de 5.000 represaliados.