Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas exigirá el concierto económico para negociar con PP o PSOE en 2012

El líder de CiU recomienda a los dos grandes partidos el pacto porque, asegura, apaciguará a los independentistas

¿Qué hará CiU para que una propuesta hoy rechazada se convierta en realidad? Artur Mas, líder de la federación, describió ayer cómo piensa lograr el concierto económico para Cataluña, su gran apuesta electoral, desechada por PP y PSOE: usándola como condición para pactar con uno de los dos grandes partidos tras las elecciones generales de 2012. Eso, claro está, siempre que los votos de CiU sean decisivos. La federación estudió cómo hacer viable la propuesta, criticada por el PSC al requerir, según los socialistas, una reforma de la Constitución. CiU sostiene que el único requisito es introducir una enmienda en la Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas (LOFCA) para eximir a Cataluña del cumplimiento de esta norma e, igual que en los casos de País Vasco y Navarra, tener una financiación propia. Basándose en esta teoría a CiU le bastaría con pactar con quien gobierne.

Mas recomendó a los dos grandes partidos el pacto porque, aseguró, apaciguará a los independentistas: "Intentaremos que PSOE y PP entiendan que esta es una manera para que Cataluña pueda sentirse un poco más cómoda en este marco estatal después de la sentencia del Constitucional. Si no resuelven esto, Cataluña se sentirá crecientemente incómoda". El líder de CiU justificó la espera de dos años para plantear su propuesta estrella: "Estas cosas deben negociarse al principio de legislatura".

Basándose en el trabajo de sus diputados, CiU presentó un documento que dibuja una legislatura devastadora para Cataluña. Para Mas, la peor herencia del tripartito es "el paro y el fracaso escolar".

El informe que elaboró el equipo parlamentario de CiU se vale de datos de varias instituciones para degradar la gestión del tripartito, que define con el explicativo título de Radiografía de un fracaso. Pero algunos de los departamentos señalados acusaron ayer a CiU de manipulación. Es el caso de Acción Social, al que la federación achaca el "fracaso" de la Ley de Dependencia. Frente a los datos de CiU, que asegura que de 219.267 solicitudes solo se han otorgado 130.000 ayudas, un portavoz del departamento contrasta que son 276.000 solicitudes de las que cobran 162.000. También desmiente que los centros de menores estén saturados y asegura que se han creado más plazas de residencias para personas mayores de las que dice el documento.

También el Departamento de Salud criticó los datos de la lista de espera. CiU denunció que la media para operarse en Cataluña es de 117 días, el 47% más que el resto de España. La Generalitat respondió que la cifra no se contextualiza con relación a la población y que en 2003, el último año de Jordi Pujol, la espera media ascendía a 157 días.

Desde el Departamento de Medio Ambiente y Vivienda aseguraron que es falso que se haya subido el canon del agua y que de los 289 millones que CiU atribuye a la crisis de la sequía "solo 35 se emplearon para gestionarla directamente". El resto son "obras estructurales que quedan", dijo un portavoz.