Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Montilla reactiva la campaña socialista tras pasar de puntillas por la huelga

El líder del PSC rompe hoy su silencio sobre quién le acompañará en la lista

"La huelga general ya ha pasado y también la sentencia del Estatuto; el panorama está desbrozado y ahora toca poner las cartas encima de la mesa". Así definía ayer un dirigente del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) el panorama político que tiene delante José Montilla hasta las elecciones del 28 de noviembre. El presidente de la Generalitat puso ayer fin a su encierro voluntario con motivo de la huelga general y se lanzó de nuevo a hacer campaña electoral. Lo hizo inaugurando el largamente reivindicado puente sobre el Ebro que une Deltebre con Sant Jaume d'Enveja. Hoy, con ánimo de pasar página definitivamente al complicado episodio de la huelga, el líder del PSC comunicará a los suyos quién quiere que le acompañe en las listas y mañana se dará un pequeño baño de masas en el consejo nacional del partido que dará el visto bueno a las candidaturas. La tardanza del presidente en hacer pública su elección ha puesto nerviosos a muchos diputados que anoche todavía no sabían si repetirán o no en las listas. Si el PSC pierde tantos escaños como dicen las encuestas -entre cuatro y nueve-, los puestos que repartir serán menos que nunca.

Montilla ha buscado deliberadamente crear expectación en torno a las listas, con lo que se garantiza atención mediática todo el fin de semana. La principal incógnita es quién ocupará el número dos de la candidatura por Barcelona, una vez autodescartado el consejero de Economía, Antoni Castells. Montilla, que necesita dar imagen de renovación al repetir con los mismos candidatos en Girona, Lleida y Tarragona, podría optar por la secretaria del Gobierno, Laia Bonet. También se ha apuntado el nombre de la consejera Montserrat Tura para este puesto, lo que permitiría dar cierta imagen conciliadora con el sector más catalanista del partido. La presencia o no del consejero Ernest Maragall, a quien su federación, la de Barcelona, no ha apoyado para figurar en las listas, también servirá para calibrar hasta qué punto los maragallistas pierden terreno en la lista socialista.

La decisión la comunicará el primer secretario del PSC esta noche con el objetivo de poner todo el partido en marcha a partir de mañana. Las que están más claras son las listas de Girona, Lleida y Tarragona. En Girona, el cabeza de cartel, Joaquim Nadal, irá acompañado por Pia Bosch y Marina Geli. En Lleida, tras el plantón del alcalde Àngel Ros, será Joaquim Llena quien encabece la lista. Lo acompañarán la diputada Agnès Pardell y Mònica Lafuente, jefa de gabinete y colaboradora directa del consejero en el partido. En Tarragona Xavier Sabaté irá seguido muy probablemente de Núria Ventura o Núria Segú, informa Ferran Balsells.

El principal problema para los socialistas es que aproximadamente la mitad de su electorado no sabe todavía si repetirá o no su opción de voto de 2006. De ahí que Montilla pretenda centrar la campaña en destacar el trabajo hecho por su Gobierno y los compromisos cumplidos. De aquí a las elecciones también esperan poder presumir de nuevos logros obtenidos a través del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, como la inversión del Estado en Cataluña pactada en el Estatuto o un eventual acuerdo sobre nuevas transferencias a la Generalitat.