Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hereu prescinde de su primer teniente de alcalde por el fracaso de la consulta sobre la Diagonal

El alcalde de Barcelona ve el resultado como un aviso de la ciudadanía por el alejamiento de la administración y por ello cesa a Carles Martí (PSC). -Los ciudadanos entierran la reforma y la opción que rechaza los modelos rambla y bulevar casi el 80% de los votos

El fracaso de la consulta de la Diagonal, una de las más importantes de la capital catalana, se cobra su primera cabeza en el Ayuntamiento de Barcelona. Carles Martí (PSC), el primer teniente de alcalde del Consistorio, ha sido cesado por el alcalde Jordi Hereu para transmitir así el mensaje de que el Ayuntamiento escucha a los ciudadanos y no está alejado de sus necesidades. En las urnas ha ganado la llamada opción C, que rechazaba convertir la vía en bulevar o rambla. Ha obtenido el 79.84% de los votos. Las otras han obtenido un 11,88% y 8,28%, respectivamente.

La opción C obtuvo 137.454 votos. La A, 20.447 y la B, 14.260. El distrito con mayor votación fue el de Eixample, con un 21% de los votos. Sobresale la votación del distrito de Sarrià-Sant Gervasi, que engloba la parte más rica de la ciudad, y es el bastión de CiU y el PP.

"La ciudadanía ha hablado claro y nos ha dicho que no era ni la pregunta pertinente ni el momento pertinente", ha explicado Hereu en la rueda de prensa posterior a la entrega de los resultados. Carles Martí, que también ha comparecido, ha dicho que asume toda la responsabilidad por "haber creído que la reforma era una buena opción para la ciudad". El que también fuera edil de Ciutat Vella y primer secretario del PSC en Barcelona ha recordado que él fue quien negoció con ERC la puesta en marcha de la consulta. Martí trabajaba en el Ayuntamiento desde hade 10 años. "Cuánta más responsabilidad tienes, más posibilidades tienes de equivocarte", ha dicho.

La votación por la transformación de la avenida sólo ha interesado a una de cada 10 personas que tenían derecho a votar, todos los empadronados en la ciudad antes del 1 de enero de 2010 y mayores de 16 años. La participación total alcanzó 172.161 personas, lo que representa el 12,17% del censo. Las urnas de voto presencial se cerraron ayer y la gente pudo votar por Internet hasta hoy a las 10.00.

La participación por Internet ha superado a la de los puntos presenciales. Un total de 89.043 personas (el 51,71% de los votos) se hizo vía web, mientras que los 83.118 restantes (48,28%) se realizó en los puntos presenciales.

El alcalde acepta los errores técnicos

El alcalde también ha reconocido que los errores en la votación han sido "inadmisibles" y ha dicho que pedirá responsabilidades a las dos empresas responsables, Indra y Sctyl. Hereu También ha explicado que aceptó la renuncia de la gerente de los servicios de información del Ayuntamiento, Pilar Conesa. Todo el proceso estuvo salpicado de problemas técnicos y de comunicación. El primer día de votación, el lunes, hubo problemas en los 108 puntos de votación presencial y hasta los líderes políticos de la ciudad fueron protagonistas de las incidencias tecnológicas. El rosario de fallo continuó hasta el final del proceso. Varios ciudadanos y la oposición denunciaron que la llamada Opción C (ni una ni la otra) no aparecía como tal en la pantalla de votación y en los trípticos de información y aseguraron que se trataba de un intento del Consistorio de ocultarla.

La oposición ataca a Hereu

Xavier Trias, jefe del grupo municipal de CiU, ha cargado contra Hereu. "El alcalde debería dimitir por vergüenza torera", ha dicho en la rueda de prensa posterior a la publicación de los resultados. Según Trias, Hereu ha hecho pagar a Martí por sus errores.

Una opinión similar ha expresado Alberto Fernández, del PP. El dirigente popular ha tildado la consulta de ridículo y ha afirmado que "Barcelona hoy ha censurado al alcalde", al que le solicitó su dimisión. "Era él [Hereu] el que salía en las fotos de los folletos", ha puntualizado.

Por su parte, Jordi Portabella, portavoz de ERC en el Ayuntamiento, se ha desmarcado del fracaso de la consulta y ha asegurado que aunque su formación era una de las responsables de la idea de reforma no lo es de los fallos que la hicieron fracasar. Portabella también ha considerado que ha sido un error "haber convertido esta consulta en un plebiscito". Finalmente ha considerado de proporcionadas las dimisiones de Martí y Conesa.