El Gobierno ultima el traslado de dos presos de Guantánamo

Exteriores cree que en un mes y medio podrían estar listos los trámites para traer a dos prisioneros que "no son yemeníes".- La cifra inicial que se dio en junio era de cuatro reclusos

El Gobierno "ultima" el traslado a España de dos prisioneros de Guantánamo, según ha anunciado hoy el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, quien no ha precisado la nacionalidad, aunque sí ha apuntado que no son yemeníes. El plazo en el que todo podría estar listo para este traslado es aproximadamente de un mes o un mes y medio, según fuentes de Exteriores.

Tras la primera reunión que Moratinos mantuvo en Washington el pasado mes de febrero con la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, España se comprometió a acoger a presos provenientes de la cárcel de la base militar.

El principal obstáculo, después de que el presidente de EE UU, Barack Obama, anunciara el cierre del penal nada más acceder al cargo, era solucionar la situación jurídica de cada uno de los reclusos, lo que podría dilatar más de lo previsto en el tiempo el número y la fecha del viaje a otros países. El número de internos del penal estadounidense que finalmente acogerá España es menor al previsto inicialmente. Moratinos aseguró en junio que el planteamiento inicial era acoger cuatro.

Moratinos, en un desayuno informativo en un hotel madrileño, ha indicado que "se están haciendo los últimos trámites" para permitir el traslado, pero no se ha referido a la fecha ni el régimen de acogida. El jefe de la diplomacia tampoco ha dado detalles sobre la nacionalidad de los dos prisioneros. "No son yemeníes", se ha limitado a decir, tras el anuncio de que varios presos de este país que Estados Unidos liberó de Guantánamo se habían alistado a Al Qaeda.

Moratinos ha insistido en que la voluntad de España es ayudar a Obama a clausurar este penal, que ha definido como un "anacronismo moral y ético".

El número de detenido que acepta recibir España se acercará así al que se han comprometido otros países europeos, como Francia (uno), Irlanda y Bélgica (dos) e Italia (tres). Todos pertenecen a un grupo de 50 presos sobre los que no pesan cargos, por lo que deben ser puestos en libertad. La razón de que se solicite a otros Estados europeos que los reciba es porque no pueden ser repatriados a sus países por motivos humanitarios. Por esta razón, los dos reclusos que llegarán a España en próximas fechas no ingresarán en un centro penitenciario.

El jefe de la diplomacia española no ha querido facilitar su nacionalidad.AGENCIA ATLAS

Lo más visto en...

Top 50