Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las carreteras convencionales menos transitadas son las más peligrosas

El 70% de los 'puntos negros' detectados hace tres años persisten.- Sólo en un tercio de ellos se controla la velocidad

Las carreteras convencionales de calzada única que registran entre 2.000 y 10.000 vehículos de media por día (IMD) son las más peligrosas de la red viaria española y acumulan el 81% de los tramos con nivel de riesgo elevado. El dato se extrae de un informe hecho público hoy por el Race que, además, pone de relieve que el 70% de los denominados puntos negros ya fueron denunciados hace tres años y que el 65% no dispone de un sistema de control de la velocidad por medio de radar fijo.

El programa europeo de evaluación del riesgo en la carretera, EuroRAP, analiza la peligrosidad de las vías teniendo en cuenta la evaluación de los siniestros, su gravedad y su relación con las características de la vía. Para España, el Race ha considerado las vías las vías con una IMD por encima de los 2.000 vehículos por día.

En total, se han analizado 1.059 tramos de vías con una longitud de más de 20.215 kilómetros de los que el 12,5% presentan un riesgo elevado, es decir, más de 1.800 kilómetros de la Red de Carreteras del Estado. De ellos, 25 son considerados de especial peligrosidad, los denominados como puntos negros, y suman 384 kilómetros de carretera.

El 70% de estos 25 puntos negros ya fueron detectados y denunciados en un informe similar hace tres años. El Race, además, ha comprobado que sólo en uno de cada tres dispone de un sistema de control de la velocidad por medio de radar fijo.

Granada y Huesca, las peores

Por provincias, las que presentan un mayor porcentaje de tramos peligrosos (riesgo alto y medio-alto) son Granada, con un 67% de sus tramos, Huesca, con un 48%, seguidas de Alicante y Ávila, con un 35% cada una.

Del mismo modo, las provincias con carreteras con menor nivel de riesgo son Almería, Asturias, Barcelona, Gerona, Guadalajara, La Rioja, Málaga, Murcia. Palencia, Salamanca y Tarragona.

Los 25 tramos de especial peligrosidad, denominados como "negros", representan 383,7 kilómetros de carreteras, en los cuales se producen cada año una media de 28 accidentes mortales y 118 accidentes graves. El tramo de mayor peligrosidad, la N-435, entre los PK 104,3 y 129,4, se caracteriza porque de los 27 accidentes mortales y graves registrados en los tres años de estudio, el 80% de estos accidentes lo sufrieron el colectivo de los motoristas, con 6 accidentes mortales y 16 graves. El tipo de accidente registrado más frecuentemente en este tramo fue la salida de vía, en 22 de las 27 ocasiones. Este tramo registra una intensidad media de 2.133 vehículos al día.

El segundo tramo de mayor peligrosidad, la N-322, entre los Km. 412,3 y 424,2, ha registrado en los tres años de estudio un total de 15 accidentes mortales y graves, la mitad de ellos por salidas de vía y donde los motoristas tienen un peso importante con 2 accidentes mortales y 7 graves. Este tramo tiene una intensidad media de vehículos de 2.501 al día.