El fin de semana con menos muertos de la historia en la carretera

Entre la tarde del viernes y las doce de la noche del domingo se produjeron cinco víctimas mortales

El fin de semana que acaba de concluir es el menos trágico de la historia en las carreteras españolas, con sólo cinco muertos. Aunque la DGT comenzó a contabilizar de forma específica en 2005 los fallecidos durante los fines de semana, fuentes de este departamento aseguran que no se recuerda ninguno con menos fallecidos desde los años sesenta, cuando arranca la estadística de la DGT de siniestralidad y mortalidad en siniestros de circulación.

El parte de accidentes enviado a primera hora de la mañana a los medios de comunicación por Tráfico parecía más nórdico (los países escandinavos son modélicos en seguridad vial) que mediterráneo. Nada que ver, por ejemplo, con el que se registró hace menos de cuatro años en España: entre el 5 y el 7 de agosto de 2005 perdieron la vida en accidente de tráfico 50 personas. A finales de enero del presente año (entre el 23 y el 25), se había producido el fin de semana menos trágico de la historia, con ocho víctimas mortales; que ha sido mejorado ahora.

El cómputo que ofrece Tráfico cada lunes no incluye las personas muertas o heridas en zonas urbanas y refleja las víctimas que se producen en el momento del accidente o en las 24 horas posteriores al siniestro. Como este fin de semana tampoco se han producido heridos graves en esos cinco accidentes mortales registrados no es previsible que varíe la cifra final. Tres de los siniestros ocurridos fueron atropellos de peatón, una salida de vía de un ciclista y una colisión.

En lo que va de año, hasta el 15 de noviembre, han muerto sobre el asfalto en las carreteras españolas 1.669 personas, 268 menos que hasta la misma fecha del año anterior. De continuar la tendencia, el año se cerrará con un descenso cercano al 14%, y será la primera vez en la historia en la que se registrarán menos de 2.000 víctimas mortales de tráfico.

A 213 por hora y con 870 kilos de hachís

Agentes del Cuerpo nacional de Policía detectaron en las proximidades de Huelva un automóvil que, por sus características, levantó sus sospechas. Comenzaron entonces un seguimiento del vehículo y al aproximarse al mismo pudieron ver a través de las ventanas que transportaba en su interior varios fardos de arpillera de color marrón, utilizados normalmente para el transporte de hachís.

El coche con el cargamento ilícito se dirigió hacia la autovía A-49 y, de forma repentina, comenzó a realizar cambios bruscos de velocidad y de carril sin motivo aparente, con la única intención de detectar si era seguido. Su conductor comenzó a circular de forma temeraria y el vehículo, que cuenta con una potencia de más de 580 caballos, adelantó incluso por el arcén y en su huida fue "cazado" por un radar a 213,8 km/h.

Ante el riesgo que podía suponer para los otros usuarios de la vía y la impopsibildad de darle alcance, los agentes solicitaron la colaboración de la sala del 091 y de la Guardia Civil de Tráfico, con el fin de cooordinar la actuación de otras unidades y establecer un control de carretera que permitiera la detención del vehículo.

Los agentes le dieron el alto a la altura del kilómetro 58 pero el conductor hizo caso omiso a sus indicaciones, arremetió contra ellos y continuó la huida. Finalmente, a la altura del kilómetro 35, un indicativo de la Guardia Civil de Hinojos logró establecer un control que obligó a los coches que circulaban por la autovía a reducir la velocidad. Al percatarse, el narcotraficante se salió de la calzada y emprendió la huída a pie, cruzando a la carrera los cuatro carriles de la autovía. Los agentes le localizaron poco después oculto entre unos arbustos y fue detenido.

En la inspección realizada por los funcionarios actuantes se hallaron en el vehículo un total de 27 fardos de arpillera que contenían 870 kilogramos de hachís. Esta intervención ha sido realizada por agentes de la Policía Nacional de Sevilla y de Huelva, junto con agentes de la Guardia Civil de los Subsectores de Tráfico ambas provincias y del Puesto de Hinojos.

Motorista temerario

Efectivos de la Guardia Civil pertenecientes al Subsector de Trafico de la Comandancia de Cádiz han detenido al conductor de una moto cuando circulaba a 217 kilómetros por hora en la carretera A-382 (Jerez-Antequera), vía en la que la velocidad está limitada a 120 kilómetros por hora, informa Europa Press.

Según informó el Instituto Armado en un comunicado, el detenido conducía una moto, Suzuki GSX 750R, por la autovía A-382, dirección Antequera, cuando fue sorprendido por un control de velocidad establecido en esa vía a su paso por el termino municipal de Jerez de la Frontera.

El conductor, de 35 años y vecino de Sevilla, fue detenido por un delito contra la seguridad del tráfico por superar los límites de velocidad establecidos para la vía, según la Ley Orgánica 15/2007 de 30 noviembre.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS