Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vitoria estrena nueva OTA con las protestas de vecinos y comerciantes

El precio por aparcar pasa de 0,60 a 1,60 euros en el centro y se amplían las plazas

Una semana después de cambiar por completo la red de autobuses urbanos, Vitoria emprende hoy el segundo paso en la implantación de su plan de movilidad sostenible que transformará la ciudad: entra en marcha la nueva OTA, con su extensión a otras zonas de la ciudad y el incremento sustancial de las tarifas. Estas medidas se han recibido con visible enojo por vecinos y comerciantes, hasta el punto de que han recurrido la medida por considerarla improcedente y han recogido 14.500 firmas hasta el momento para pedir al Ayuntamiento que dé marcha atrás.

Pero será difícil que el equipo de gobierno reconsidere su propuesta, más que nada porque el plan de movilidad sostenible cuenta con el consenso de todo el pleno. Es cierto que, en el caso concreto de la OTA, el PP se ha mostrado a favor de mantener las tasas de aparcamiento vigentes atendiendo a la situación económica, nada previsible hace dos años, cuando se cerró el calendario de puesta en marcha del plan de movilidad. Pero el alcalde, Patxi Lazcoz, estima que la implantación de la nueva tasa es de la máxima urgencia.

Lo vecinos tendrán que pagar 40 euros anuales por la tarjeta de residente

Las más de 4.000 plazas actuales de aparcamiento de pago se incrementarán con 780 más en las calles adyacentes a la actual zona OTA, alrededor de la Avenida Gasteiz. Se pretende, de este modo, facilitar el aparcamiento de los vecinos de esta zona próxima al centro urbano y que cada vez era más utilizada para aparcar por quienes quieren acceder a él en coche sin pagar ni tener limitado el tiempo. Y eso que Vitoria tenía hasta hoy la segunda OTA más barata de España.

Las nuevas tarifas, sin embargo, la igualan con las ciudades de su entorno. La hora de aparcamiento pasa de costar ahora 60 céntimos a 1,60 o 1,20 euros, según la zona, mientras que los primeros quince minutos serán gratis. Además, los residentes tendrán que pagar por la tarjeta que les reconoce como tales, que hasta ahora era gratuita. El precio será de 40 euros y ha sido la medida más protestada por el vecindario. Por su parte, los comerciantes estiman que este aumento en las tarifas es "excesivo y desmedido y provocará la fuga de clientes del centro de la ciudad", señalan fuentes de la asociación de comerciantes Gasteiz On.

El alcalde Patxi Lazcoz pidió ayer un ejercicio de "reflexión y responsabilidad" a quienes se oponen a estas modificaciones, que buscan primar el uso del transporte público y reducir el uso de los vehículos particulares. Los vecinos, sin embargo, consideran que la medida es simplemente recaudatoria y que se pone en marcha "sin haber creado antes los parkings disuasorios en el extrarradio de la ciudad que faciliten el uso del transporte público", en opinión del portavoz vecinal Guillermo Perea. Los vecinos, además, entienden la tarjeta de residente como "una nueva tasa".

Por otra parte, Lazcoz rechazó rotundamente la realización de una consulta ciudadana solicitada por PP, EB y EA sobre si la futura estación intermodal debe ser en superficie o soterrada. "Hay una mayoría política que toma decisiones", explicó, en referencia al acuerdo que mantienen PSE y PNV en el Ayuntamiento. Aseguró que al PP "le da rabia que avance el proyecto", porque "tuvieron ocho años para llevarlo a cabo y no lo hicieron".