Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las consecuencias políticas del 'caso Gürtel'

Génova obliga a Camps a relevar a Costa como portavoz y secretario general

El presidente de la Generalitat califica la decisión de "cese orgánico temporal".- Cospedal asegura que "nunca volverá" a la dirección regional y amenaza con "tomar las medidas necesarias" si "se encastilla"

Después de intensas presiones de Génova, el presidente valenciano, Francisco Camps, ha decidido romper el pacto que había alcanzado el martes con Ricardo Costa y Carlos Fabra, que incluía que Costa seguía como portavoz en cualquier caso. Camps convocó a Costa en su despacho en las Cortes, donde se pudo ver a una Ana Michavila teóricamente destituida. La jefa del gabinete del presidente anunció su salida del cargo hace unas semanas pero aún continúa ocupándolo. Ana Michavila es hermana de José María Michavila, quien recientemente dejó su escaño.

Tras una conversación muy tensa, porque Camps había vendido una cosa a Génova y había pactado otra con Costa, que es la que se aprobó en el comité ejecutivo, Camps convocó a todos los diputados en el despacho de Costa, apiñados. El secretario general lloraba desconsoladamente. Camps defendió a Costa, dijo que era el presidente por gente como él, pero anunció que ya no sería portavoz, aunque insistió en que confiaba en que todo fuera temporal. "Y como la prensa dice que no dejo hablar a nadie, ¿alguien quiere hablar?", dijo Camps en medio de una gran tensión. "Presidente, ya está bien", le cortó Costa, destrozado. Camps se fue, y de nuevo esquivó a la prensa, a quien sólo acertó a decir: "Tal como acordamos ayer seguimos trabajando por todos los valencianos". El presidente de la Generalitat añadió: "Ya está, el PP ha tomado las decisiones en relación con lo que se propuso y que se aceptó por unanimidad".

Camps ha sustituido también a Costa como secretario general del partido y ha designado al hasta ahora vicesecretario de Política Autonómica y Local, César Augusto Asencio. El PP valenciano anuncia esta medida en un comunicado y asegura que el cambio se produce hasta que se resuelva "la situación temporal" del hasta ahora secretario general del PPCV y "hasta la finalización del expediente de investigación abierto por la dirección nacional del PP" en relación con el caso Gürtel.

Criticas de la oposición

Ángel Luna, portavoz socialista en las Cortes Valencianas, ha denunciado que "Camps ha hecho de la mentira su principal instrumento de acción política" como primera estimación del relevo de Costa. "Para eludir sus responsabilidades ha intentado engañar a todo el mundo todo el tiempo y eso le va a llevar a la tumba política. Cuando un capitán abandona en el fragor de la batalla a su más fiel lugarteniente revela toda una forma de entender la política y la vida en general".

Mónica Oltra, portavoz de Compromís, ha identificado el proceder del PP valenciano con una historieta de Mortadelo y Filemón. Pero, más seria, comentó: "Lamento el espectáculo dantesco que está dando el PP. Ellos dicen que la fiesta no acaba nunca, pero los valencianos lo están pasando muy mal. Hace nueve meses que la Comunidad Valenciana no tiene gobierno, porque están más preocupados de salvar la cara ante el escándalo Gürtel. Como el señor Trillo sacrificó a sus generales, Camps sacrifica a su mano derecha para intentar salvar la cara".

El nacionalista Enric Morera ha calificado de lamentable que "la señora Cospedal, desde Madrid, pueda ordenar el relevo de todo un síndic de un grupo parlamentario de las Cortes Valencianas. "¿Donde queda la dignidad de la institución?". Marga Sanz, de Esquerra Unida, ha comentado que "la destitución de Costa solo constituye un cortafuegos para intentar salvar a Camps, pero llega tarde".

Ultimátum de Cospedal

La noticia ha surgido después de que el pulso abierto entre el PP nacional y el valenciano a cuenta de la dimisión o no de Costa subiera de intensidad a lo largo de la mañana de este miércoles. Si el propio Costa aseguraba, tras el comité regional que supuestamente iba a analizar su salida temporal de la cúpula del partido, que permanecería en su puesto, su homóloga a nivel nacional, María Dolores de Cospedal, ha negado la mayor y ha ido más lejos al afirmar que Costa nunca volverá a los órganos de dirección del partido.

Cospedal, en una entrevista concedida a la Cope, ha insistido en que Costa "está cesado temporalmente" en todas sus funciones y ha asegurado que, en contra de lo que afirmó Costa anoche, hoy no podía asistir al Parlamento valenciano como portavoz del Grupo. Cospedal incluso ha llegado a amenazar a Costa: "Existen procesos disciplinarios en los estatutos" si incumple lo acordado por el comité regional.

La número dos del PP se ha mostrado muy enfadada y ha asegurado que no van permitir que "un secretario general autonómico decida lo que la dirección nacional tiene que hacer". Cospedal ha recordado a Costa que los puestos que ocupa no le pertenecen a él, sino al partido y ha sido tajante cuando le han preguntado por su futuro: "Cuando alguien actúa en contra de los intereses de su partido y con publicidad, es imposible que vuelva".

Sobre los motivos que han llevado a la dirección nacional del PP a exigir a Valencia la destitución de Costa, Cospedal ha asegurado que todo se debe a las "compañías poco edificantes" del ex secretario general, en referencia a las conversaciones telefónicas publicadas en diferentes medios de comunicación en las que Costa muestra su amistad con los implicados en la trama Gürtel.

Sin embargo, en esas grabaciones Costa no es el único que aparece. El propio presidente de la Generalitat, Francisco Camps, aseguró a Álvaro Pérez, el bigotes: "Te quiero un huevo".

Cospedal, no obstante, ha tenido que reconocer que Costa no está imputado en ninguna causa y que quieren que su salida del PP "sirva para mostrarnos como alternativa de gobierno y como un partido que no tiene nada que esconder".

Cae el hermano que recogió los avales para Rajoy

Ricardo Costa y Mariano Rajoy se conocieron junio de 2008, cuando el líder del PP buscaba los avales que le permitieran hacerse con el triunfo en el Congreso que el partido organizó en Valencia tras perder las elecciones de marzo de ese mismo año.

En la presentación ejerció de intermediario el presidente de la Generalitat, quien prometió a Rajoy en un mitin el apoyo del PP regional. Ese trabajo de recopilación lo tuvo que dirigir Ricardo Costa en su calidad de secretario general.

La casualidad, sin embargo, quiso que fuera precisamente Ricardo quien el hermano menor de Juan Costa, único nombre que sonaba entonces como candidato alternativo a Rajoy, quien se convertiera en la mano derecha de Camps, el principal respaldo del presidente del partido.

No contento con buscar los avales, el presidente de la Comunidad Valenciana quiso entregárselos en mano a su líder en una demostración de poder interno. Y por eso se fue con Ricardo Costa hasta Valladolid, se lo presentó a Rajoy, y fue el hermano del gran rival interno del líder quien se encargó de entregar al jefe de la oposición los más de 300 avales recogidos en una caja. "Son más del 90% de los compromisarios de la Comunidad Valenciana. Y van todos a nombre de Rajoy", ironizaba Costa con la prensa cuando le preguntaron cuántos avales había traído.

Más información