Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Melilla, la primera ciudad española que tendrá por primera vez una fiesta oficial musulmana

Las asociaciones islámicas y el Ayuntamiento de Melilla pactan que el Aid el Kebir será festivo a partir de 2010

Por primera vez desde la Reconquista una ciudad española incluirá en su calendario laboral una fiesta religiosa no católica. Las cuatro principales asociaciones musulmanas de Melilla y el Ayuntamiento de la ciudad autónoma pactaron este viernes que la principal fiesta musulmana (Aid el Kebir o Fiesta del Sacrificio) sea festivo a partir de 2010 y consensuaron incluso una fecha: 17 de noviembre.

Por primera vez en la historia del islam una comunidad musulmana, los cerca de 40.000 habitantes de Melilla que profesan esa religión, saben con 15 meses de antelación -y no sólo con días- cuando celebrarán esa fiesta que conmemora la orden dada por Alá a Abraham para que canjeara a su hijo, al que se disponía a sacrificar, por un cordero. Quedó entonces establecido que el islam no permitía sacrificios humanos.

Los musulmanes melillenses son los únicos que conocen con 15 meses de antelación cuando celebrarán la Fiesta del Sacrificio

"Es una decisión que no tiene precedentes en el mundo quitando, por supuesto, los Estados islámicos", declaró satisfecho, a este periódico, Abderramán Benyahia, portavoz de la Comisión Islámica de Melilla. "Es un paso histórico del que nos felicitamos", añadía Miguel Marín, consejero melillense de Administraciones Públicas. Melilla está gobernada por el Partido Popular.

Marín se reunió a mediodía con representantes de las cuatro organizaciones que integran la Comisión Islámica: Al Badr, la Asociación Musulmana de Melilla, el Consejo Religioso Musulmán y la Asociación de la Comunidad Musulmana. Ambas partes habían consultado previamente varios calendarios lunares, empezando por el de la NASA, para tratar de averiguar con antelación cuando caería el Aid el Kebir en 2010.

"Coincidimos en que la fecha más probable sería el 17 de noviembre", señala Benyahia. "Es verdad que nos la jugamos un poco, pero es casi seguro que la fecha elegida coincida con uno de los tres días en que se celebra el Aid el Kebir", una fiesta que dura 72 horas. "En cualquiera de ellos se puede sacrificar el cordero", recuerda.

La fecha pactada, recogida en un acta de la reunión suscrita por todas las partes, será aprobada el 21 de este mes por la Comisión de Administraciones Públicas de Melilla y, cuatro días después, por el Consejo de Gobierno de la ciudad. Éste dispone de plazo hasta el 30 de septiembre para enviar al Ministerio de Trabajo el calendario laboral de 2010.

"La decisión supone el reconocimiento de una parte importante de la población de la ciudad", asegura Marín. "La mayoría de la población de hecho de Melilla -la ciudad tiene oficialmente 75.245 habitantes- es musulmana", asegura Benyahia. "El acuerdo alcanzado es un paso importante hacia un mayor respeto de nuestra comunidad". Hasta ahora había en Melilla nueve fiestas religiosas católicas, pero ninguna musulmana, según la diputada local Dunia Al Mansouri.

Ésta diputada de la oposición interpeló, en noviembre pasado, a Miguel Marín en el pleno de la asamblea local. El consejero le contestó que estaba dispuesto a incluir el Aid el Kebir entre las fiestas oficiales a condición de conocer la fecha con algo más de un año de antelación.

Benyahia no pretende ampliar la iniciativa a toda España "pero sí que sirva para abrir el debate entre los musulmanes aquí, en España y Europa, que deben unificar la fecha en la que celebran el Aid el Kebir". "No es de recibo que en un mismo edificio de, por ejemplo, Barcelona una familia lo festeje un día y sus vecinos otro en función de su país de origen", añade. "Hay que ir hacia un islam español y ello conlleva renuncias".

Por razones legales es imposible que el Aid el Kebir, que se celebra 70 días después del fin del Ramadán, sea fiesta oficial este año en Melilla. Las asociaciones musulmanas pidieron, no obstante, a Marín que traslade al Gobierno central su deseo de que las administraciones del Estado declaren ese día inhábil en la ciudad -el Ayuntamiento ya lo hace- y que sus funcionarios musulmanes no deban ir a trabajar. "Nos hemos comprometido a transmitir y apoyar la solicitud", afirmó el consejero de Administraciones Públicas.

Ceuta seguirá probablemente en breve el ejemplo de Melilla.