Las bandas neonazis serán perseguidas por la fiscalía de la Audiencia Nacional

Se les aplicará la legislación de terrorismo aunque no pertenezcan a organizaciones terroristas

El fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, ha acordado este jueves designar al fiscal Daniel Campos Navas fiscal coordinador para la investigación y persecución de bandas organizadas, a la vista de la proliferación de este tipo de grupos, extremadamente violentos, en su mayor parte de inspiración neonazi. Aunque este tipo de bandas no pueden ser consideradas como "organizaciones terroristas", sus actividades sí pueden incardinarse en el artículo 577 del Código Penal, dentro de la sección de delitos de terrorismo.

El artículo 577 del Código Penal castiga a los que "sin pertenecer a banda armada, organización o grupo terrorista", y con la finalidad de "subvertir el orden constitucional" de alterar gravemente la paz pública" o atemorizar a los habitantes de una población o a los miembros de un colectivo, cometieren homicidios, lesiones graves, detenciones ilegales, secuestros, amenazas o coacciones contra las personas, etcétera.

El fiscal jefe Javier Zaragoza justifica el nombramiento ante el fiscal del Estado, Cándido Conde-Pumpido, en el que afirma que durante los últimos años se ha producido un notable incremento de la actividad criminal protagonizada por grupos organizados extremadamente violentos de inspiración neonazi.

Esos grupos, prosigue Zaragoza, actúan "con absoluto desprecio de los valores democráticos, defienden doctrinas totalitarias sustentadas en el racismo, la xenofobia y el odio a las minorías, enormemente lesivas para la dignidad y los derechos más elementales del ser humano".

Según el fiscal jefe antiterrorista, suelen cometer actos delictivos que atentan gravemente contra la vida, la integridad, la libertad y otros bienes jurídicos de forma organizada y sistemática.

Por consiguiente, dichos delitos pueden ser tratados como delitos de terrorismo del artículo 577, pues aunque los neonazis no estén encuadrados en una "organización terrorista" propiamente dicha, sus actos criminales tienen el propósito de atemorizar a "colectivos políticos, sociales o profesionales y a determinados sectores de la población identificados por su etnia, religión, ideología u orientación sexual.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS