Los jueces de instrucción, contra la Ciudad de la Justicia

Tildan de poco operativos los juzgados de guardia y piden un rediseño completo

Primero fueron los jueces deganos de Barcelona y ahora son los jueces de instrucción los que cargan contra la Ciutad de la Justicia, situada en L'Hospitalet de Llobregat (Barcelonés). En esta ocasión los jueces de instrucciónhan pedido hoy que se rediseñe la distribución de los juzgados de guardia de la nueva Ciudad de la Justicia tras constatar que son poco operativos por la la falta de espacio y la falta de unidad de las dependencias. Así lo han reclamado los jueces de instrucción de Barcelona, que esta mañana se han reunido para poner en común los problemas detectados durante las primeras guardias en el nuevo edificio, después de que desde el pasado 12 de junio, cuando se estrenaron las dependencias, todos los jueces ya han hecho al menos una guardia en la Ciudad de la Justicia.

Como ya explicó tras la inauguración de la nueve sede judicial el decano de los jueces de instrucción de Barcelona, Francisco González Maíllo, los principales problemas detectados por los jueces son la insuficencia de salas de espera, la estrechez de los pasillos y la falta de unidad de los juzgados, informa Efe. Los jueces han advertido sobre la necesidad de solucionar estos problemas parar garantizar un "buen funcionamiento y servicio" de las nuevas instalaciones, que sustituyen al vetusto edificio del paseo Lluís Companys de Barcelona.

Según los magistrados, los nuevos juzgados de guardia sufren un problema en la distribución y diseño que provoca que sean "poco operativos", tanto para los trabajadores como para las personas que deben acudir, ya sean acusados, abogados o traductores. Los jueces han acordado hoy redactar las conclusiones de su reunión de esta mañana y convocar formalmente una junta de jueces con sus propuestas, que elevarán a la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) y a la Gerencia de la Ciudad Judicial.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS