Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Libertad con cargos para los jefes del boliviano que perdió un brazo

Los acusados declaran que la mano amputada del trabajador "era inservible"

El titular del juzgado de primera instancia e instrucción número 6 de Gandia (Valencia) ha dejado hoy en libertad provisional con cargos, y sin fianza, a los dos jefes de Franns Rilles, el trabajador boliviano de 33 años que el pasado 28 de mayo perdió el brazo izquierdo al quedar atrapado en una máquina de amasar en una panificadora del polígono Real de Gandia. El ministerio fiscal había solicitado prisión provisional eludible con una fianza de 100.000 euros para cada uno de los dos jefes por un delito de riesgos laborales, otro de lesiones consumadas y uno más de contratación ilegal, y a esta petición se adhirieron el sindicato UGT, personado en la causa, y la acusación particular.

Sin embargo, el magistrado no ha considerado oportuno decretar la privación de libertad como medida cautelar al no haber riesgo de fuga ni de destrucción de pruebas por parte de los imputados, que tienen domicilio conocido y arraigo familiar en la localidad. Por este motivo, acuerda la libertad provisional con la única obligación de comparecer los días 1 y 15 de cada mes en el juzgado para garantizar colaboración con la justicia.

Los jefes del trabajador se presentaron en las dependencias judiciales sobre las 9.15 de la mañana con gorras y gafas de sol y evitando las preguntas de los periodistas. Comenzaron a prestar declaración hacia las 10.00 y concluyeron en sucesivas comparecencias sobre las dos de la tarde. Los dos salieron del juzgado tranquilos, aunque sin detenerse ante los medios de comunicación que aguardaban en la puerta principal. Ninguno contestó a esta pregunta: "¿Por qué abandonásteis a Franns Rilles antes de llegar al hospital?", ni a esta otra: "¿A cuantos trabajadores teníais de manera ilegal en la panificadora?".

Los dos hermanos declararon ante el juez que no tenían ninguna responsabilidad porque, según ellos, las medidas de seguridad de las máquinas fueron manipuladas por los trabajadores. Así, aseguraron que ellos nunca iban a la panificadora puesto que los empleados tenían llaves, según explicó el secretario de Salud Laboral, Carlos Calero, a los medios de comunicación. Los hijos del dueño insistieron en que ellos no iban nunca por el establecimiento y, por tanto, no eran responsables de ninguna de las medidas de seguridad. También indicaron que los trabajadores fueron los que crearon esas malas condiciones de trabajo.

"El brazo era inservible"

Cuando se les preguntó por qué se deshicieron del brazo del joven, respondieron, según Calero, que consideraron que era "inservible". El letrado de los acusados matizó que no se deshicieron del brazo, sino que éste estaba "totalmente destrozado". En cuanto al traslado del herido al hospital, los dos hermanos afirmaron, según el responsable de UGT, que dejaron a Rilles a una distancia y se marcharon, y que no llegaron a entrar al hospital. No explicaron por qué, según UGT.

El abogado de los jefes dio a los medios de comunicación una versión distinta: que los dos hermanos acompañaron al herido hasta el hospital y que incluso uno de ellos tuvo que ser atendido por un shock emocional.

Tras la declaración, Calero avanzó a los medios de comunicación que probablemente haya más imputados en esta causa, que se encuentra en fase de instrucción, puesto que existen otros responsables de la sociedad de la panificadora. El letrado de los acusados dijo que "todo es posible". Este abogado insistió en que sus clientes se declararon ante el juez inocentes "de muchas de las cosas que se dicen" y aseguró que éstos pueden asumir determinadas responsabilidades en el ámbito administrativo, pero que "peleará" para que no se les sancione en el ámbito penal.

El letrado, quien señaló que la declaración fue "fenomenalmente bien", recordó que la panificadora de sus representados está clausurada y "así permanecerá", dijo, al tiempo que matizó que no tienen ningún tipo de antecedentes ni condenas por malos tratos. Consideró de "mal gusto" relacionar "una cosa con otra cuando no hay ningún dato".