Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero: "Menos ladrillo y más ordenadores"

Patxi López participa en un mitin del PSOE para las europeas junto a Chaves, Zapatero y López Aguilar

En la antigua plaza de toros de Vistalegre de Madrid ante casi 20.000 personas, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha dado la señal de salida a la campaña de los socialistas a las elecciones al Parlamento Europeo del próximo 7 de junio. Pero más que mensajes europeos, se centró en la crisis económica con mensajes continuos de esperanza. Arremetió contra la derecha en general, pero ni una sola vez habló del presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy.

Con un tono un tanto retador dirigido a quienes "se ponen de los nervios cuando aparece alguna noticia positiva sobre la situación económica", ha afirmado que España "va a conseguir salir de la crisis" y el cambio económico, según Zapatero, vendrá con un modelo de crecimiento radicalmente diferente al actual: "menos ladrillo y más ordenadores"; "menos petróleo y más energías renovables". Sólo puso nombre a sus críticas al ex presidente del Gobierno José María Aznar, " a su amigo Bush y a los neoconservadores" que, "han traído esta crisis".

Tampoco quiso responder al presidente de la patronal, Gerardo Díaz Ferrán, quien sin saber que los micrófonos estaban abiertos echó personalmente la culpa a Zapatero de la crisis. "Me sería muy fácil responder al presidente de la patronal pero no lo voy a hacer por responsabilidad, porque quiero que salga bien el diálogo social". En ese diálogo entran sindicatos y empresarios, pero también Ayuntamientos y Comunidades Autónomas. La oferta de diálogo la desarrollará el martes Zapatero en el debate sobre el Estado de la Nación, que hará extensiva a las fuerzas políticas, empezando por el PP. Por eso, quizá hoy evitó mencionar a Rajoy, ni para bien ni para mal.

"Que nadie espere revanchas"

El protagonista del acto de los socialistas en Madrid ha sido sin duda Patxi López, recién investido presidente del Gobierno vasco. Todos los participantes desde Fernando López Aguilar, cabeza de lista al Parlamento Europeo, Rodríguez Zapatero y el resto de oradores no ahorraron paalabras para glosar el significado para España y el País Vasco de que un socialista sea el nuevo lehendakari. Éste conmovió e hizo vibrar a las 20.000 personas del recinto, que puestas en pie y con aplauso cerrado apoyaban el vibrante discurso de López. "Que nadie espere revanchas, venimos con la mano tendida, no quiero una Euskadi enfrentada, ninguna de mis políticas marginará a nedie en su país...". La emoción se desbordó cuando el lehendakari recordó "la sangre derramada" de socialistas vascos.