Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Uno de cada tres vehículos que no supera la ITV presenta defectos en los sistemas básicos de seguridad

El porcentaje del rechazo aumenta en función de la antigüedad del automóvil

Frenos, neumáticos y suspensiones. Tres elementos básicos para circular seguro, que provocan el 33% de los rechazos en las inspecciones técnicas de vehículos. Según un estudio del Real Automóvil Club de España (RACE) y Atisae (empresa concesionaria de ITV), en el que se han analizado 153.000 inspecciones, el 19%, unos 30.000 vehículos, tuvieron que regresar al taller para subsanar los problemas detectados, que en uno de cada tres casos estaba relacionado con los sistemas básicos de seguridad.

En el informe, hecho público hoy y que se ha elaborado en 11 estaciones de ITV de toda España, se destaca cómo el porcentaje de rechazos aumenta en función de la antigüedad del vehículo. Sólo el 15%, cuando se trata de la primera inspección, y el 24% en la efectuada en vehículos con más de 10 años de antigüedad.

Los principales defectos graves que se detectan en estas revisiones periódicas y que provocan un dictamen desfavorable son los sistemas de emisiones y tubos de escape (24%), los sistemas de luces (23%), los ejes, ruedas, neumáticos y suspensiones (22%) y los frenos (11%). Los defectos graves en el sistema de frenos se multiplican por cuatro, según el estudio, en los vehículos a partir de los 10 años. El parque de turismos que cuentan con esa antigüedad en España alcanza los ocho millones.

Cuando un vehículo no logra pasar la ITV, éste queda inhabilitado para circular por las vías públicas, el único camino que podrá recorrer es el que separa la estación en la que se encuentra del taller. El propietario tiene dos meses para subsanar el problema y deberá someterse a la revisión nuevamente.

El pasado mes de octubre, el Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso registró una proposición no de ley en la que instaba al Gobierno a adoptar las medidas necesarias para incluir en lectura y anotación del cuentakilómetros dentro de los trámites que hay que realizar al pasar la ITV. Según el texto de la proposición, esto sería muy útil para disminuir el número de fraudes en la venta de vehículos de ocasión (en algunos casos se manipula el kilometraje para ocultar su verdadero desgaste) y también a la hora de recoger datos relevantes en la investigación de accidentes de tráfico.

Un informe de la Asociación de Consumidores Facua, publicado hace sólo unos días, revela que las tarifas máximas de la ITV registran unas diferencias entre comunidades autónomas de hasta un 150% en turismos y del 212% en motocicletas y ciclomotores. El precio de las inspecciones oscila desde los 21,28 euros que cobran en Menorca (Islas Baleares) por un turismo de gasolina sin catalizador hasta los 59,54 euros que cuesta en la Comunidad Valenciana la inspección de un vehículo con motor diesel, un 150,2% más. Las tarifas de las ITV en los turismos subieron en 2008 una media del 2,3%.