Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno aumenta un 3,3% el gasto y prevé un déficit del 1,5% en sus cuentas de 2009

Las cuentas del próximo año apuestan por la "austeridad" y centra las subidas de fondos en las infraestructuras y el desempleo

El Gobierno ha aprobado este viernes el proyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2009, caracterizados por su "austeridad" ante la crisis económica, y por el mayor incremento del gasto en partidas como el desempleo, las infraestructuras, la inversión en I+D+i o la dependencia. Las cuentas del próximo año cerrarán con un déficit público del 1,5% del PIB, hasta los 17.100 millones de euros, una décima menos que el déficit previsto para este año, y un aumento del gasto no financiero del 3,3%.

El vicepresidente segundo y ministro de Economía, Pedro Solbes, ha asegurado que son "los presupuestos más austeros en muchos años" y ha puesto el punto de atención en la merma de los ingresos no financieros por el efecto de la crisis. Así, esta partida se situarán en 141.110 millones de euros frente a los 165.000 millones anunciados en el cuadro publicado en julio, mientras que los gastos no financieros se situarán en 157.607 millones de euros (con los 2.000 millones de euros destinados a la prestación por desempleo), lo que representa un incremento del 3,3%.

Solbes asegura que "son los presupuestos más austeros en muchos años", lo que obligará a paralizar algunos proyectos del Ejecutivo y a "retrasar" muchos otros objetivos

Consulta las cuentas del Estado para el próximo año: Presupuestos 2009

Dentro del apartado de ingresos, Solbes ha destacado la merma de un 15% en la recaudación del IVA, tanto por el descenso del consumo como por la nueva liquidación adelantada de este impuesto, mientras, en el de gastos, ha reseñado la partida de 21.100 millones que comprende las diferentes medidas aprobadas por el Ejecutivo para reactivar la economía, tanto en rebajas fiscales como en partidas para ayudar a mejorar la liquidez. A pesar del previsto alza del paro, el vicepresidente ha defendido sus cálculos de que los ingresos por IRPF suban un 6,7%.

La crisis obliga a paralizar proyectos

En este punto, el jefe de la política económica del Gobierno ha lanzado un aviso a navegantes al advertir de que la actual coyuntura obligará a paralizar algunos proyectos del Ejecutivo y a "retrasar" muchos otros objetivos que el Gobierno sí mantendrá en el futuro. El Gobierno ha hecho un "ejercicio de responsabilidad" en la elaboración del proyecto desde el corto margen del que dispone, concentrando el gasto en las partidas que puedan permitir la recuperación y en las partidas que puedan ayudar a los más desfavorecidos a superar el periodo de crisis, ha reiterado.

No obstante, advirtió de que el esfuerzo del Ejecutivo "servirá de poco" si no se convierte en algo compartido, puesto que, tal y como ya ha dicho en varias ocasiones, la crisis "afecta a todos" y todo el mundo tiene que asumir su responsabilidad para superarla.

En cuanto al desglose de las cifras, las cuentas del próximo año limitan al 2,7% el crecimiento del gasto de los diferentes departamentos ministeriales -sin incluir la prestación por desempleo-, hasta los 1.541,4 millones de euros. Las partidas prioritarias para el próximo año serán las infraestucturas, que crecerán un 4,5%, hasta los 22.120 millones de euros; la inversión en I+D+i, con un incremento del 6,7% (8.192 millones de euros) y las prestaciones por desempleo, que se incrementarán un 24,4% (19.292 millones de euros) debido a la escalada del número de desempleados.

Ley de Dependencia

El presupuesto para seguir implantando la Ley de Dependencia aumentará un 33%, hasta los 1.158 millones de euros, mientras que la partida de vivienda alcanzará los 1.607 millones de euros, lo que representa un aumento del 16,6% respecto a las cuentas actuales.

La partida de educación, al contrario que en otros ejercicios, experimentará un modesto incremento del 1,9%, con 2.988 millones de euros, destinada a guarderías y becas; al tiempo que el Gobierno prosigue con su objetivo de aumentar la Ayuda Oficial al Desarrollo, a la que se destinará 4.351 millones de euros, un 2,2% más.

El Ejecutivo considera que los Presupuestos de 2009, que se basan en una previsión de crecimiento del 1%, son los que necesita la economía española para hacer frente a la crisis económica, ya que, por un lado, priorizan la recuperación de la economía mediante un mayor esfuerzo inversor en infraestructuras e I+D+i y, por otro lado, protegen a los más débiles, con el refuerzo del gasto en desempleo, pensiones y dependencia.

Para que estas cuentas se aprueben, el Gobierno necesita el apoyo favorable del Congreso, que votará el proyecto de ley el próximo martes, y por ahora ningún partido con representación parlamentaria ha confirmado su apoyo explícito. Además de todo su grupo, necesita siete votos del resto de partidos.