Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La primera gran protesta ante la crisis

Primera hora punta sin camiones

La mayoría de los taxistas de Madrid no harán huelga mañana.- Los 35 transportistas detenidos ayer en la A-1 recuperan la libertad y retiran los camiones confiscados

Las carreteras madrileñas han vuelto hoy a la normalidad en la primera hora punta tras retirarse los camiones de los transportistas que todavía secundan la huelga convocada por el alza del precio del gasoil. Según ha informado la Dirección General de Tráfico, las autovías de acceso a la capital presentaban los problemas de cualquier otra jornada laboral o incluso menores, y a las nueve y media de la mañana la hora punta estaba prácticamente finalizada. Por la tarde, la tónica general ha sido la misma.

A esa hora sólo quedaban retenciones en la A-2 en la entrada a Madrid y en San Fernando de Henares, en la M-607 en Colmenar Viejo, en el tramo final de la M-501 en Boadilla y en la M-502 en Pozuelo. Nada comparable a ayer, cuando los camioneros, en su tercer día de huelga, mantenían colapsados casi todos los accesos a la capital, principalmente las autovías A-1, A-2, A-4 y A-6. Hasta siete camiones que obstaculizaban la A-1 fueron retirados durante el día de ayer y los que permanecían en el resto de carreteras de la región se dispersaron.

Los 35 camioneros detenidos ayer por obstaculizar la circulación en esta carretera de Burgos fueron puestos en libertad anoche, después de que un juez les tomara declaración en la Comisaría de Moratalaz, según ha informado hoy la Jefatura Superior de la Policía. Asimismo, la pasada madrugada consiguieron retirar del depósito municipal los camiones que les fueron confiscados después de pagar la multa correspondiente, según fuentes del Ayuntamiento. Ahora tendrán que hacer frente además a una multa de 1.500 euros por alteración de orden público, a la pérdida de varios puntos del carnet y a la retirada de éste durante tres años y medio, una vez se resuelva.

Denuncian "mucha contundencia"

Los transportistas, acusados de desórdenes público y en algún caso de resistencia a la autoridad, se negaron a ser escoltados por la M-40 hasta Getafe con el objetivo de reestablecer el tráfico en la autovía. Fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid han insistido en que los agentes no tuvieron que utilizar la fuerza para proceder al arresto de los transportistas. Tras las detenciones, las grúas desplegadas en la zona retiraron los siete camiones. Sin embargo, la Federación Nacional de Asociaciones de Empresas de Transportes de Mercancías (Fenadismer) asegura que los agentes actuaron con "mucha contundencia", llegando a romper los cristales de los vehículos con mazas. Según apuntan, muchos de los transportistas accedieron a entregar las llaves de sus camiones.

Por otro lado, las dos principales asociaciones de taxistas madrileños, la Asociación Gremial y la Federación Profesional, han decidido no secundar el paro de 24 horas que han convocado a partir esta medianoche la Confederación del Taxi de España. Los convocantes consideran que la propuesta del Ministerio de Fomento de incrementar un céntimo la tarifa por kilómetro recorrido es insuficiente. Según ha informado el presidente de la Federación Profesional, Mariano Sánchez, la Asociación Gremial y la Federación, que entre ambas representan a más del 90 por ciento de los taxistas de Madrid, acordaron ayer no sumarse a la convocatoria al considerar que el sector del taxi no puede ir a la huelga "por un céntimo". En cambio, el presidente de Agetaxi, Francisco Esteban Lucas, ha manifestado que su asociación, que agrupa a "un millar"

de taxis en Madrid, se suman a los paros.

La huelga ha tenido su impacto en el número de viajeros en Metro, que ha aumentado una media de casi un 2% desde que comenzó la huelga de transportistas de mercancías el lunes. Así, durante los dos primeros días el incremento de la demanda fue de un 2%, el miércoles de un 1%, y hoy, los datos facilitados hasta el momento, un 1,68 %. Desde el Gobierno regional, el vicepresidente primero y portavoz, Ignacio González, ha vuelto a cargar contra el Gobierno. En su opinión, Ejecutivo central ha actuado "con desgobierno y falta de actividad" ante la huelga, al tiempo que ha exigido "medidas inmediatas" para evitar el desabastecimiento, el alza de los precios y la actuación de piquetes violentos.