La crisis del Partido Popular

Arístegui dice que contribuirá a la unidad del PP tras mantener una reunión "positiva" con Rajoy

El vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, resta importancia a la reunión de ayer entre Rajoy y Gallardón

El portavoz de Exteriores del PP en el Congreso, Gustavo de Arístegui, ha considerado "muy positiva y fructífera" la reunión que ha mantenido este mediodía con su presidente, Mariano Rajoy, y ha recalcado que contribuirá a trabajar con todos sus compañeros por la unidad del partido. Arístegui es uno de los dirigentes del PP que en los últimos días ha expresado su malestar por la gestión que Rajoy está haciendo de la crisis interna del partido.

En la puerta de la sede nacional del PP en la madrileña calle de Génova, Arístegui ha subrayado que cree en la unidad del PP "por encima de todo", que la reunión con Rajoy ha sido "muy cordial, extraordinariamente cordial", y ha dejado claro que se trataba de un encuentro "privado" del que no realizará "ningún avance" porque "no sería leal".

Más información

El diputado del PP ha indicado que su partido es "un instrumento muy importante para España" y que quiere construir una alternativa al PSOE. "Esto es lo que vamos a hacer todos", ha insistido el dirigente del PP, quien ha hecho hincapié en que contribuirá a ello con todos sus esfuerzos.

Arístegui había reclamado últimamente a Rajoy que diera a conocer los nombres de su equipo para calmar la situación antes del congreso que el partido celebrará en junio. El diputado popular expresó además su apoyo a San Gil, avanzó que firmará una enmienda a la totalidad de la ponencia política y pidió a Rajoy una "reflexión de fondo" ante el gesto de la dirigente vasca.

Cobo resta importancia a la reunión de Rajoy con Gallardón

El vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, ha restado importancia a las tres horas que ayer pasaron juntos Mariano Rajoy y Alberto Ruiz-Gallardón. "Hemos estado muchas veces más de tres horas con Mariano Rajoy, desde noches electorales hasta acontecimiento deportivos, y no creo que haya llamado tanto la atención". Con un toque de ironía, Cobo ha añadido que allí había mucha gente, pero todos se fijaron en el líder del PP "porque es más alto". En ese encuentro, Rajoy buscó el apoyo de Gallardón y le transmitió su confianza en poder cerrar la última crisis abierta por el portazo de la presidenta del PP vasco, María San Gil, según algunos de los presentes.

El encuentro se produjo por el deseo del líder del PP de participar a mediodía en los cinco minutos de silencio que se guardaron ante el Ayuntamiento por la muerte en atentado del guardia civil Juan Manuel Piñuel y asistir al acto de entrega de las medallas de oro de la ciudad. En su opinión, ni significa nada y hay que darle "más importancia". Tras esta aclaración, Cobo ha subrayado que Rajoy dijo que se lo había pasado "muy bien" y que había estado "muy a gusto". "Simplemente nos acompañó ese día con muy buen tono; siempre hemos estado muy cerca de Mariano Rajoy, personalmente, porque hace muchos años que le conocemos y tenemos una buena amistad", ha afirmado Cobo.

Pero los periodistas que han asistido a la rueda de prensa posterior a la reunión semanal del ejecutivo madrileño no se han dado por vencidos. Preguntado por el mismo asunto una y otra vez, Cobo ha llegado a decir que "los cuatro premiados -Alfredo Landa, Alfredo Di Stefano, Ibermúsica y la Fundación Germán Sánchez Ruipérez- tenían conexión" con él por sus "aficiones", sobre todo el ex futbolista del Real Madrid, club del que es aficionado el líder popular.

Dicho esto, Cobo ha vuelto la vista a la eterna lucha entre Esperanza Aguirre y su jefe Gallardón. El vicealcalde no entiende por qué Francisco Granados y otros líderes del PP madrileño insisten tanto en que Rajoy desvele los nombres de los que le acompañarán en su candidatura al congreso de junio. Máxime, cuando el nombre del propio Granados número dos de Aguirre se supo apenas unas horas antes "y nadie lo criticó". "No creo, por tanto, que pueda ser criticado ahora", ha remachado.

Criticas de Cospedal a San Gil

La presidenta del PP de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, ha asegurado que le hubiera "gustado" que María San Gil no hubiera hecho la declaración en la que expresaba su "quiebra de confianza" hacia Mariano Rajoy, "por lo que supone de desconfianza hacia el proyecto nacional del partido". Las críticas de Cospedal se producen un día después de que la presidenta del PP vasco afrontara duros reproches de miembros de su partido con quienes se reunió en Vitoria para explicarles por qué había decidido abandonar la ponencia política y sus declaraciones en las que cuestionaba su confianza hacia el lider del PP.

Cospedal ha indicado, en declaraciones a Antena 3, que la confianza "es recíproca". "Si hay una persona que no tiene confianza en otra, la otra puede decir que el que no me fío de ti soy yo". La presidenta del Partido Popular manchego ha precisado que, "puesto que es un asunto privado", debería haberse llevado "de manera privada y no de la manera en que se ha hecho". "Hay personas que opinan públicamente y no lo hacen "en los órganos en que tienen que opinar", ha añadido Cospedal.

La dirigente del PP ha aclarado que con ello no dice que éste sea "el caso concreto" de San Gil, pero que este comportamiento no le parece "el más adecuado, ni tampoco el más valiente". "Hay que tener cuidado con estas cosas", porque a veces uno tiene la intención de conseguir un objetivo y se pasa de frenada".

Arenas llama a la unidad

Como Arístegui, el presidente del PP andaluz, Javier Arenas, ha apelado hoy a la "unidad y cohesión" del partido, en el que, ha dicho, caben "todos", y ha mostrado su convencimiento de que tras el próximo Congreso Nacional el Partido Popular saldrá "fortalcido" porque es lo que ocurre "una vez que se superan las dificultades". "Yo estaré siempre, siempre, siempre para unir y para cohesionar al PP. Nunca, nunca para restar ni para dividir", ha subrayado Arenas.

Lo más visto en...

Top 50