Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Este hombre se ha comido unas pantuflas

El político noruego Ulf Erik Knudsen engulló unas viejas zapatillas en directo, tras perder una apuesta

Ulf Erik Knutsen, diputado del conservador Partido del Progreso noruego, cumplió anoche una promesa hecha hace siete años. Entonces, apostó a que se comería unas pantuflas viejas si los gastos de la nueva Casa de la Ópera, inaugurada el pasado día 12, no excedían los 10.000 millones de coronas noruegas (1.300 millones de euros).

Ayer hizo lo propio en directo, en un programa de televisión de la cadena pública NRK1. El equipo del programa le sorprendió con un plato de pantuflas a la salsa de chocolate, que tuvo que zamparse ante las cámaras.

"No sabía nada y no fue una gran experiencia. Me di cuenta de que estaban muy usadas, parecían las pantuflas de un abuelo", ha declarado hoy a la agencia noruega NTB el político.

La Casa de la Ópera costó finalmente algo menos de 4.000 millones de coronas (unos 500 millones de euros). Knutsen cumplió con su apuesta, pero también aseguró que sus palabras habían sido malinterpretadas.

"Lo que en realidad dije entonces era que me comería mis pantuflas si costaba más de 10.000 millones, pero no la Ópera, sino toda la remodelación de Bjørvika", dijo Knutsen, de 44 años, en referencia al puerto de Oslo sobre el que se erige el edificio, cuya forma recuerda a un iceberg.