Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece la mujer a la que le cayó un escudo de un edificio en la cabeza

La víctima, de 41 años, sufrió traumatismo craneoencefálico severo y estaba ingresada en el Hospital Clínico.- Reabiertos al tráfico los laterales del paseo de Recoletos

Un bombero limpia la cúpula del edificio del que se ha desprendido el escudo.
Un bombero limpia la cúpula del edificio del que se ha desprendido el escudo. EFE

La mujer que había resultado gravemente herida esta mañana tras caerle en la cabeza un escudo ornamental de la fachada de un edificio en Madrid ha fallecido a primera hora de la tarde a consecuencia de las graves heridas que sufría, según han confirmado a esta web fuentes sanitarias. La víctima, Cristina Jávea, de 41 años y natural de Valencia, estaba ingresada en estado crítico en el hospital Clínico de Madrid. Los fuertes vientos y la lluvia son las posibles causas de este trágico suceso.

El suceso se ha producido a las 11.15 horas en el número 29 del céntrico Paseo de Recoletos, donde se encuentra la sede de Mapfre Caja Salud, según ha informado a ELPAIS.com un portavoz de Emergencias Madrid. Esta transeúnte es la única víctima del suceso. Las mismas fuentes de Emergencias Madrid han precisado que no se ha tratado de un derrumbe ni de la caída de cascotes sino de un elemento decorativo de la cubierta, en concreto un escudo de unos 60 por 80 centímetros, que ha cedido y se ha venido al suelo desde una altura de unos 30 metros, con la mala suerte de alcanzar a la mujer, que pasaba justo en ese momento.

El escudo, hecho de cemento o de piedra arenisca según las distintas fuentes, coronaba la cubierta del edificio. La mujer iba acompañada de una amiga, que ha resultado ilesa. Al lugar han acudido varias dotaciones de policía, bomberos y Emergencias. Los facultativos del SAMUR-Protección Civil han atendido a la mujer, que estaba tendida en el suelo y sangrando, y la han intubado, para trasladarla a toda prisa al Clínico en estado "muy grave".

Culpa del viento y de la lluvia

La víctima ha ingresado en estado crítico con un traumatismo craneoencefálico severo. A primera hora de la tarde, ha fallecido en el Clínico sin que los médicos pudieran hacer nada por su vida. Momentos después del desprendimiento, la Policía Municipal ha acordonado la zona. Los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid, que han desplazado a la zona tres vehículos, uno de ellos un camión autoescala, han subido a la cubierta y han revisado el tejado del edificio afectado para asegurar sus elementos y evitar que se produzcan nuevos accidentes. Los bomberos han saneado la cornisa, de unos cinco metros, que estaba deteriorada, y han eliminado otros trozos de ornamento que amenazaban con desprenderse.

El suceso, cuyas causas se investigan, ha obligado a cortar durante dos horas las calzadas laterales de Recoletos desde la plaza de Colón hasta Cibeles. Según fuentes de tráfico del Ayuntamiento, la mañana ha sido muy tranquila y éste ha sido el único incidente grave. Las mismas fuentes han subrayado que el paseo no ha estado cortado, ya que se podía circular con normalidad por las vías centrales. Dos horas después del suceso se han reabierto los laterales. Por la tarde, la zona del siniestro sigue vallada.

El edificio afectado, que alberga una sede de salud de la aseguradora Mapfre, Caja Salud, y es propiedad de Mapfre Inmuebles, es antiguo pero no está en malas condiciones de conservación. Tampoco se están están acometiendo obras ni en el edificio ni en la zona. Según el jefe de guardia del Cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid, Fernando Macías, el desprendimiento del elemento ornamental ha podido deberse "al viento o a la lluvia". La Comunidad de Madrid se encuentra hoy en alerta por vientos del sur y suroeste, de moderados a fuertes y con posibilidad de rachas muy fuertes en zonas altas.

"Tenía la cabeza abierta"

Dos carpinteros, José y Marcial, que en el momento del desprendiiento estaban trabajando en el edificio contiguo, también de Mapfre, han explicado a Europa Press Televisión que nada más escuchar el golpe y ver el polvo que se levantó salieron a ayudar. "Me temblaban las piernas, ella tenía la cabeza abierta. La reanimaron, pensábamos que estaba muerta", ha recordado José, todavía afectado.

Por su parte, Rosa, una de las empleadas de Mapfre Caja Salud que había salido a tomar café en el momento del accidente, ha dicho que los empleados solían congregarse a fumar bajo el escudo.

Más información