Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Uno de cada cuatro madrileños fue víctima de un delito en 2006, según una encuesta de la OCU

La encuesta coloca a Madrid como la séptima ciudad donde más hechos delictivos por habitante se cometen

Uno de cada cuatro madrileños fue víctima de un delito el año pasado, según revela una encuesta sobre la Seguridad Ciudadana de la Organización de Usuarios y Consumidores (OCU). En concreto, el 26,7% de los encuestados en la capital afirma haber sufrido al menos un delito en 2006, lo que sitúa a Madrid capital como la séptima ciudad donde más hechos delictivos por habitante se cometen, por detrás de Barcelona, Málaga, Sevilla, Alicante, Valencia y Murcia.

El informe también se ha hecho por comunidades autónomas y revela que el 26,9% de los ciudadanos de la región ha sido atracado en el 2006. En este sentido, sólo la Comunidad Valenciana presenta un porcentaje mayor de delitos que la Comunidad de Madrid. En este encuesta a nivel nacional, el 15% de los consultados que fueron víctimas de un delito tuvo que faltar al trabajo o a sus estudios por necesitar reposo, tener que ir al médico o a la policía, etc. La media de días que faltaron al trabajo es de 1,9 días, la más baja de los cuatro países del estudio.

Respecto a la pérdida económica, según los resultados del estudio, que se ha realizado junto a las asociaciones de Bélgica, Italia y Portugal, quienes han sido víctimas de algún delito han tenido una pérdida de 744 euros por término medio. En España la mitad de los ciudadanos que sufrieron un delito no lo denunciaron a la policía. La razón para el 72% de las víctimas es que desconfían de los resultados prácticos de la denuncia. Los porcentajes son similares en los otros países: Italia es la más escéptica, un 80% de las víctimas piensan que denunciar no sirve para nada; le sigue Portugal con un 74% y Bélgica con un 65%.

Menos seguro que hace cinco años

Relacionado con este aspecto, se encuentra el nivel de insatisfacción al presentar la denuncia. A pesar del nivel de insatisfacción generalizado, los españoles son los segundos más satisfechos después de los belgas (3,1 en Portugal; 3,3 en Italia; 3,4 en España; y 3,5 en Bélgica -en una escala de 1 a 10-). Estas malas calificaciones se deben principalmente al silencio de la policía, que no ofrece información sobre el estado de la denuncia.

Así lo declara el 71% de los encuestados por la OCU que denunciaron un delito. Para finalizar, casi la mitad de los encuestados afirma sentirse menos seguro en la calle en comparación con hace cinco años. La gran mayoría declara que raramente ve policía patrullando por su barrio y más de dos terceras partes considera esencial una mayor presencia policial, sobre todo de noche.