Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La infanta Sofía, presentada ante la Virgen de Atocha

Los príncipes cumplen la tradición con su segunda hija, quien todavía no ha cumplido los cinco meses

Los Príncipes de Asturias han presentado hoy ante la Virgen de Atocha, a su segunda hija, la infanta Sofía, para pedir su protección y cumplir con una tradición de la Familia Real, que se remonta a varios siglos atrás.

La breve ceremonia -de unos 20 minutos- se ha celebrado a las 11 horas en la Real Basílica de Nuestra Señora de Atocha y ha sido oficiada por el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, quien bautizó a las dos hijas de sus Altezas Reales.

La presentación de la infanta se ha celebrado mucho antes que la de su hermana mayor. La Virgen de Atocha conoció a Leonor cuando ésta tenía siete meses, mientras que Sofía cumplirá cinco dentro de 10 días. Este hecho ha provocado que la niña no haya podido ser alzada a mucha altura debido a su corta edad: como es muy pequeña todavía no se le puede levantar la cabeza.

Además, a diferencia de la presentación de Leonor, Sofía lleva chupete por lo que ha babeado continuamente, obligando a la princesa Letizia a limpiarla cada poco tiempo.

La pequeña infanta llegó en brazos de sus padres con un traje blanco y una cruz de oro, que la Reina regala a todos sus nietos. La ceremonia se ha celebrado precisamente en el día de Santa Sofía, el santo de la niña y de su abuela.

A la salida, un grupo de feligresas ha regalado una medalla a la niña. El príncipe Felipe se ha saltado el protocolo y se la ha puesto a su hija.

Polémica con las televisiones

El acto no ha estado exento de polémica. Los príncipes han pedido, en un acto más de diferenciación respecto al de Leonor, a Telemadrid, la cadena pública propietaria de la señal, que la emisión de la ceremonia no fuera en directo. Este hecho ha generado el malestar entre todas las televisiones.

La celebración en esta basílica madrileña es una costumbre que inauguró Isabel II quien, al cumplir su mayoría de edad en 1843, decidió que se presentara a los Infantes pocos días después de nacer como nueva devoción a la Virgen de Atocha.