10 logos buscan representar a Madrid

Desde hoy, puedes votar a tu favorito entre los preseleccionados para ser la imagen de Madrid 2016

Son todos tan buenos que ni el alcalde sabría cuál elegir, según ha confesado él mismo esta mañana en la presentación de los 10 diseños que aspiran a convertirse en el logo de la candidatura olímpica de Madrid para 2016. Por eso, los ciudadanos van a ser los que decidan cuál les gusta más. El concurso Madrid16 somos todos se ha abierto hoy y se cerrará el 23 de septiembre, día hasta el que se podrá votar en 12 lugares puntos repartidos por toda la ciudad y también por internet en munimadrid.es.

Más información

Los 10 elegidos son Mariz Mariz, de Rosario Rodríguez, Light, de Luis Coderque, Madrid en acción, de Daniel Chinea, Madrid fluye, de Graciela Cancio, Espejo para el mundo, de Rafael Palomares, Corle, de Joaquín Mallo, Pintar el alma, de José Luis Aguilera, De Madrid al Olimpo, de Jorge González, Un río de ilusiones, de Javier Iguaz, y Vestir Madrid, de la empresa Urtercio.

En realidad, los ciudadanos no tendrán la última palabra, ya que no elegirán al ganador sino a una terna de diseños finalistas. Posteriormente, un jurado de sabios, formado por representantes de la Fundación Madrid16 y especialistas en comunicación, imagen y diseño, seleccionarán de entre estos tres la propuesta ganadora. El logo aún tendrá que ser sometido a la aprobación del Comité Olímpico Español y, por último, a la del Comité Olímpico Internacional. La idea ganadora se llevará un premio de 30.000 euros y los dos finalistas, 5.000 cada uno.

Cómo y dónde se vota

A pesar de que no será una votación del todo directa, el alcalde ha querido destacar la novedad del método: "Hemos sido la única ciudad que, desde el principio, ha querido contar con la participación de todos los ciudadanos, con independencia de su nacionalidad o lugar de residencia, en el diseño y elección de su logo olímpico". Estos diez logos precandidatos provienen a su vez de un certamen convocado por el Ayuntamiento para diseñar el logotipo de la candidatura, al que se presentaron 2.688 trabajos. La Fundación Madrid16, con el apoyo de un grupo de expertos en diseño, se encargó de seleccionar los 10, a su juicio, mejores.

A los trabajos que se presentaron al concurso se les pedía, además del diseño, un breve texto que relacionara el logotipo con el espíritu de la ciudad. Las respuestas, en palabras de Ruiz-Gallardón, "han confirmado la solidez y rotundidad de la imagen que proyecta Madrid, a la que han definido como ciudad optimista, acogedora, cosmopolita, dinámica y vital. Madrid transmite energía, actúa como puente entre culturas, es un punto de partida al que siempre se vuelve".

Para participar en el proceso, el Ayuntamiento ha habilitado 12 urnas de cristal para recoger los votos de los ciudadanos. En estos 12 espacios públicos, como el paseo del Prado (junto a la plaza de Cibeles), la avenida de Entrevías o la avenida General Perón (frente al Estadio Santiago Bernabéu), se expondrán todos los trabajos finalistas.

La mayoría de los lugares escogidos al efecto son instalaciones deportivas municipales. Así, desde el 3 de septiembre se podrán ver y votar en los polideportivos de Aluche (Latina), Marqués de Samaranch (Arganzuela), Alfredo Goyeneche (Moncloa-Aravaca), Barrio del Pilar (Fuencarral y Daoiz y Velarde (Retiro) y del 13 al 23 de septiembre en el polideportivo de Moratalaz (Moratalaz). La exposición de logotipos estará, además, en Basket Square entre el 1 y 16 de septiembre, en el Centro Cultural de la Villa, desde el 16 al 23 de septiembre y en Madrid Arena a partir del 6 de septiembre.

Ni siquiera hará falta desplazarse para ver los logos, ya que figurarán en 123 marquesinas, 180 mupis, 36 columnas y 1.320 banderolas repartidas por toda la ciudad. También se podrá votar a través de la web municipal munimadrid.es. Y aquí está el problema. Ya que si bien cuando se vota físicamente en la urna (con una papeleta en la que hay que marcar una cruz en la casilla del logo elegido) se pide el nombre y el DNI del ciudadano para evitar duplicidades, al que emite su sufragio por internet sólo se le exige una dirección de correo electrónico. Y como todo el mundo sabe, el número de direcciones que una misma persona puede acumular es infinito. Toda elección tiene, por desgracia, su trampa.

Lo más visto en...

Top 50