Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Baño de masas en San Blas

El alcalde visita el distrito la víspera del inicio de la rehabilitación de dos ejes comerciales

Los dos ejes comerciales del distrito madrileño de San Blas, en las calles Amposta y Virgen de la Oliva, van a ser rehabilitados. Las obras de saneamiento de las vías, que costarán 3,6 millones de euros, supondrán la renovación de 18.000 metros cuadrados de aceras y otros 13.600 de calzadas, así como la sustitución de 627 metros de canalizaciones y la plantación de 182 árboles. También se renovará el mobiliario urbano -64 bancos, 149 farolas y 268 bolardos-. Allí se ha ido esta mañana el alcalde para anunciar el inicio de los trabajos, que comenzarán mañana y finalizarán en siete y nueve meses, respectivamente. Alberto Ruiz-Gallardón ha recorrido estas calles entre saludos y fotos con los vecinos.

La delegada de Obras y Vías Públicas, Paz González, que ha acompañado al regidor en su visita, ha explicado que durante las obras "se aprovechará para mejorar todas las redes de distribución que van por el subsuelo y también para mejorar las infraestructuras de superficie".

Además, Gallardón ha puntualizado que, cuando acabe este proyecto, la zona contará con 182 nuevos árboles, y que se habrán sustituido 64 bancos, 149 farolas y 268 bolardos, además de que se "adaptarán 48 pasos de peatones para hacerlos accesibles a personas de movilidad reducida". Sin embargo, las mejoras no irán sólo destinadas a los vecinos, que ganarán unos 3.600 metros cuadrados de zonas peatonales, sino también a los comerciantes.

Los vecinos piden un hospital

"También redistribuiremos el espacio urbano para facilitar el movimiento de los peatones y eliminar las barreras arquitectónicas que limitan el acceso a las personas con movilidad reducida, y eso sin reducir, e incluso aumentando en algún punto, el número de plazas de aparcamiento", ha señalado el alcalde. "Queremos agrupar los negocios y acercarlos a los ciudadanos, para tener el modelo de ciudad que queremos", ha incidio Gallardón, a lo que González ha agregado que "una red de comercios próximos a los vecinos es lo que mejor vertebra los barrios".

Además, el primer edil ha subrayado la importancia de que todas las actuaciones dentro de estas labores de remodelación de los ejes comerciales han sido "concertados con la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos y con los movimientos vecinales de San Blas". "Aunque estas obras son para mejorar el barrio es indudable que van a causar algunas molestias. Así que intentaremos minimizarlas al máximo y poner en marcha las medidas que podamos para no perjudicar a los comerciantes, sobre todo en las épocas de más venta como Navidad", ha añadido Gallardón.

El alcalde ha sido recibido por un centenar de vecinos que le han felicitado por su labor, aunque también le han presentado quejas, especialmente referidas a la seguridad en la zona y a la falta de un hospital en el distrito. "Queremos que nos quiten la droga de aquí, porque este sería un barrio muy tranquilo sino fuera por eso", ha dicho una vecina de la calle Amposta, una de las más problemáticas de la ciudad en trapicheo de drogas.