A subasta el Ferrari de Steve McQueen

La casa Christie's somete a puja, desde un millón y medio de euros, un vehículo del legendario actor de 1963

El mundo del automóvil y el de los amantes al cine se dan cita hasta el domingo en Monterey (California) para asistir a la subasta del Ferrari 250 GT Lusso propiedad del desaparecido actor estadounidense Steve McQueen.

Se trata de la suma de dos leyendas ya que, a la belleza única de este vehículo de 1963, en perfecto estado, se le une el magnetismo de una de las figuras más conocidas de la gran pantalla, un ídolo no sólo para los aficionados al cine sino también para los amantes de las carreras.

Filmes como Las 24 horas de Le Mans, Bullit, La huida o La gran evasión ayudaron a cimentar la figura de McQueen como la de un gran corredor de carreras en el cine. Esta fama se extendió más allá de la ficción a la vida real, gracias a premios como el que obtuvo en 1970 en su categoría de las 12 Horas de Sebring (Florida).

El Ferrari 250 GT Berlinetta Lusso fue un encargo personal de McQueen como regalo a su primera esposa, Neile Adams, y no llega a los 100.000 kilómetros de uso. Se trata de uno de los muchos coches propiedad del actor, fallecido en México en 1980 víctima de las complicaciones de un cáncer de pulmón a los 50 años.

Considerado uno de los vehículos más atractivos de la gama de turismos en los Ferrari, la única pega que tiene (de tener alguna) es su color: marrón. "No es mi color preferido", bromeó a la prensa Mike Regalia, restaurador de automóviles y encargado de esta venta, quien recordó que el tono marrone o castaño como lo describe la compañía era el preferido de McQueen.

Dos millones de dólares

El automóvil quedará expuesto en la Semana del Automóvil Clásico en Monterey (California) a partir del jueves y en total se celebrarán cinco subastas antes del domingo. El precio también puede ser un inconveniente para los posibles compradores ya que la prensa especializada señala que el auto puede alcanzar los dos millones de dólares (1,48 millones de euros).

Según recuerda a la prensa Dick Messer, el director del Museo Petersen del Automóvil con sede en Los Ángeles, el pasado noviembre un par de gafas de sol Perol que supuestamente utilizó McQueen durante el rodaje de El caso Thomas Crown se vendieron por 70.200 dólares (unos 52.000 euros).

"De un lado tienes la fascinación por Steve McQueen y por otro está el mercado de los Ferrari de 12 cilindros", apunta el editor de la revista Sports Car Market, Keith Martin.

El vehículo es uno de los 400 a subasta hasta el 19 de agosto, una colección que también incluye el Cadillac Fleetwood de 1955 que Elvis Presley utilizó como limusina y que podría alcanzar un valor entre los 100.000 y los 150.000 dólares (entre 74.000 y 111.000 euros).

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS