Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una boda cara en Las Vegas

La Audiencia Nacional condena a un directivo a multa de 1.800 euros por haberse casado en Las Vegas sin estar divorciado

La Audiencia Nacional ha condenado con una multa de 1.800 euros a un directivo de una empresa de comunicación por un delito de bigamia al haberse casado en Las Vegas (Estados Unidos) cuando ya había contraído matrimonio en España.

El acusado alegaba "error invencible" y afirmaba que realizó el "acto por motivaciones folclórico-románticas", según consta en la sentencia. El juez Central de lo Penal, José María Vázquez Honrubia, considera probado que el acusado se casó por la Iglesia el 3 de septiembre de 1988 y el 27 de junio de 2004 lo hizo por lo civil en Las Vegas, en el estado de Nevada.

El condenado alegó que ignoraba que estaba contrayendo matrimonio, ya que pensaba que se trataba de "una especie de juego para constituir un recuerdo del viaje". Además, argumentó que participó en el "acto por motivaciones folclórico-románticas". Sin embargo, el juez no cree esta versión, puesto que pagaron el importe de la tasa y cumplimientaron todos los requisitos para obtener la licencia de matrimonio, "no para participar en un mero acto turístico".

Además, recuerda que el acusado es directivo de una empresa de comunicación, licenciado en Derecho y Ciencias Económicas, y domina perfectamente el inglés, que habla de manera fluida, por lo que es imposible que desconociera que el matrimonio que contraía era también válido en España.

La sentencia, que ya es firme, le impone una pena de seis meses de prisión por matrimonio ilegal, que el propio juez sustituye por multa de 360 cuotas a razón de 5 euros cada una de ellas, lo que suma un total de 1.800 euros.