Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asturias y Castilla-La Mancha, primeras receptoras de inversión estatal en infraestructura

Las que menos dinero recibieron entre 2003 y 2006 fueron el País Vasco, Navarra y Madrid

Asturias, Castilla-La Mancha, Ceuta y Melilla fueron las comunidades que recibieron más inversión estatal entre 2003 y 2006 para la dotación de infraestructuras, según un informe de la patronal de las grandes constructoras, Seopan, realizada a partir del análisis de la licitación y concesión de obra pública. Las que menos dinero recibieron fueron el País Vasco, Navarra y Madrid.

El informe asegura que el volumen total de esa inversión es del 4,7% del Producto Interior Bruto anual. El 1,6% de la obra pública es promovido por la administración central, el 1,7% por la administración autonómica y el 1,4% por el Gobierno local.

Al analizar la inversión promovida por la administración central en cada territorio, Asturias se sitúa la primera de la lista con un promedio del 3,8% del PIB regional, seguida de Castilla-La Mancha con el 3,5 %, Ceuta y Melilla con el 2,9% y Galicia con el 2,7%.

Por el contrario, ocupan los peores puestos el País Vasco, que recibe una inversión equivalente al 0,4% del PIB regional; Navarra, el 0,5%; y Madrid, el 0,6%.

Entre medias se sitúan Castilla y León, Murcia y Extremadura (2,2%), Cantabria y Aragón (2,1%), Comunidad Valenciana (1,9%), La Rioja y Andalucía (1,7%), Cataluña (1,2%), y Canarias y Baleares (0,9%).

En estos casos, Seopan identifica una relación inversa entre la riqueza de la región y el esfuerzo inversor que realiza la administración central, de tal manera que los territorios más beneficiados por los fondos estatales están entre los que disponen de una menor renta por habitante.

El esfuerzo inversor de la Administración regional

La cosa cambia cuando son las propias comunidades autónomas y los ayuntamientos los que realizan el esfuerzo inversor, ya que en este caso la correlación es más directa y en la mayoría de los casos-aunque no siempre- cuanto mayor es la riqueza de una región más alta es la inversión que destina a la licitación de obra.

En este caso, Aragón es la primera de la lista con una inversión del 4,4% del PIB regional, seguida de Baleares con el 4,1%, Castilla-La Mancha con el 3,9% y Madrid con el 3,7%.

En el otro extremo se sitúa Extremadura, que destina el 2,3% del PIB regional a licitaciones y concesiones; Canarias, el 2,4%; y Andalucía y Galicia, el 2,5% cada una.

A la vista de estos datos, Seopan considera que las administraciones autonómicas deberían comprometer más recursos propios a la dotación de infraestructuras para hacer "más creíble" su "exigencia permanente" de más inversiones a la administración central.