Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sofía ya es Sofía de Todos los Santos

La segunda hija de los Príncipes de Asturias ha sido bautizada hoy en la Zarzuela

Sofía de Borbón y Ortiz, la segunda hija de los príncipes de Asturias, fue bautizada ayer en los jardines del palacio de La Zarzuela en una ceremonia familiar. Entre el centenar de asistentes se encontraban todos los miembros de la Familia Real, la familia Ortiz-Rocasolana, un reducido grupos de amigos y el personal sanitario que asistió a doña Letizia el pasado 29 de abril en la clínica Rúber Internacional de Madrid cuando nació la pequeña. En representación del Gobierno, la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega y el ministro de Justicia Mariano Fernández Bermejo. El presidente del Gobierno se encuentra en México de viaje oficial.

MÁS INFORMACIÓN

La Princesa Letizia mostró orgullosa a la Infanta Sofía y llamó la atención de los periodistas: !Fijaos que ojos tiene!. Sofía, con unos ojos azules muy abiertos, ha posado en brazos de su madre, quien ha dicho que la pequeña pesa más que su hermana Leonor, la primogénita de los Príncipes. Durante la sesión fotográfica, Leonor estuvo pendiente de su hermana mientras la sostenía en brazos, primero su padre, Don Felipe, y después su abuela, la Reina Sofía. Pero una vez en el suelo, la Infanta Leonor decidió atravesar el salón y salir corriendo por una de las puertas.

La dos abuelas de la infanta furon también protagonistas de la ceremonia, ya que a la niña se le ha impuesto en la pila de bautismo el nombre de Sofía, como homenaje particular de los príncipes a la Reina, y ha sido amadrinada por Paloma Rocasolana, la otra abuela. El príncipe de Vidín, Konstantín de Bulgaria, ha sido el padrino.

La pila que se ha utilizado para la ceremonia ha sido la de Santo Domingo de Guzmán, una pieza románica del siglo XII que se emplea sólo en los bautizos de príncipes e infantes de España, y en la que fueron bautizados su padre, sus tías y su hermana mayor. La pequeña recibió el sacramento con agua del río Jordán depositada en una concha de cristianar elaborada en plata procedente de la capilla del Palacio Real.

Sofía también ha seguido la tradición en su vestido. Lució el faldón que utilizaron también su abuelo paterno, Don Juan Carlos; su padre, el Príncipe de Asturias; sus tías, las Infantas Elena y Cristina; sus seis primos y su hermana Leonor.