Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un guardia civil muere arrollado por dos jóvenes que huían tras saltarse un control en Zamora

Los detenidos, un chico y una chica de 25 años, conducían drogados y han sido arrestados tras un tiroteo

Un guardia civil ha muerto hoy en la autovía A-66, en la provincia de León, al ser arrollado por dos jóvenes que huían en un coche después de haberse saltado un control policial y que posteriormente fueron detenidos cerca de Puebla de Sanabria (Zamora), informaron fuentes del Instituto Armado.

Los dos detenidos, un hombre y un mujer de 25 años, con iniciales P.A.F y E.G.F, sin antecedentes penales, se saltaron un control rutinario de la Guardia Civil en el kilómetro 21 de la autovía A-231 (León-Burgos), en el municipio leonés de Santas Martas, por lo que varios agentes en moto emprendieron la persecución.

Tras tomar la autovía A-66 o Ruta de la Plata, el coche en el que viajaban los huidos arrolló a uno de los agentes que iban en su persecución en moto, Miguel López López, en el kilómetro 198, a la altura de la localidad de Villaquejida, todavía en la provincia de León.

El agente se puso con su moto en paralelo al vehículo perseguido pero el conductor del coche le embistió hasta tirarle al suelo y echarle de la carretera.

Los fugados continuaron su marcha por la Ruta de la Plata hasta llegar a Benavente (Zamora), donde tomaron la autovía A-52 (Rías Bajas) en sentido Orense y fueron interceptados a la altura del kilómetro 78,00, ya cerca de la localidad zamorana de Puebla de Sanabria, cuando ya habían recorrido cerca de 160 kilómetros.

"Estaba fuera de sí"

Los agentes que interceptaron a los fugados se vieron obligados a efectuar cuatro disparos a los ruedas del coche en el que iban los dos jóvenes, a los que detuvieron a pesar de la resistencia que opuso el conductor que, según fuentes de la investigación, "estaba fuera de sí".

Los dos detenidos fueron trasladados al cuartel de la Guardia Civil de Puebla de Sanabria, donde se identificaron mediante sendas fotocopias de sus respectivos documentos nacionales de identidad.

En el cuartel de Puebla de Sanabria, donde permanecen custodiados a la espera de ser puestos a disposición judicial, los agentes de la investigación tuvieron muchas dificultades para tomar las huellas dactilares a los detenidos, dada la agresividad que mostraban.

Según dijo en Segovia el delegado del Gobierno en Castilla y León, Miguel Alejo, el presunto autor del atropello, el chico que conducía el automóvil, puede padecer algún tipo de trastorno psiquiátrico que está siendo analizado.

Miguel Alejo indicó que las primeras declaraciones a la guardia civil del conductor detenido, natural de Palencia, "evidencian un notable estado de nerviosismo cuyas causas habrá que analizar".

No descartó, en este sentido, el delegado del Gobierno que el desequilibrio mostrado por este detenido pudiera estar relacionado con el consumo de sustancias estupefacientes.

Un agente casado y con dos hijos

El agente fallecido, Miguel López López, de 37 años, casado y con dos hijos, uno de corta edad, estaba destinado en la Agrupación Provincial de Tráfico de León y residía en Trobajo del Camino, pedanía de San Andrés del Rabanedo, cerca de la capital leonesa.

La autopsia del cadáver del guardia civil fue practicada en el Hospital Virgen de la Concha, de Zamora, desde donde será trasladado al tanatorio de León, lugar en el que quedará instalada la capilla ardiente.

Las honras fúnebres se celebrarán mañana por la tarde en la iglesia de la Anunciata, de Trobajo del Camino.