Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Narbona presidirá la gestora del PSM

Será presentada mañana y contará en sus filas con entre 11 y 14 "personas de reconocido prestigio"

La ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, es la persona elegida por José Blanco para presidir la "gestora de consenso" que dirigirá el Partido Socialista de Madrid (PSM) hasta la celebración del próximo congreso extraordinario, informa Anabel Díez. Será presentada mañana y estará constituida por entre 11 y 14 personas. Los miembros de la comisión serán totalmente ajenos a las familias del PSM. El cónclave tendrá lugar antes del próximo otoño.

Según fuentes socialistas, Blanco se decanta por crear una comisión de carácter "organizativo" y "casi administrativo", de poca significación política, que prepare el congreso extraordinario para una renovación profunda. Blanco quiere huir de las diferentes corrientes actuales del PSM. En este sentido, fuentes socialistas han indicado que los elegidos serán "personas de reconocido prestigio", entre las que se cuenta con miembros de la ejecutiva federal y, en general, "miembros del partido en Madrid, ya sean cargos, estén en las instituciones o en la propia ejecutiva" e incluso "pueden ser ministros, siempre que sean militantes".

Estarán los que no compitan por la Secretaría

En ese sentido, han destacado que son personas que "no se pueden asignar a ningún grupúsculo, gente que está bien vista por todo el mundo y que no se va a presentar a secretaria general". Asimismo, han indicado que los integrantes de la gestora "tienen que ser gente que no vaya a competir por liderar la nueva etapa socialista" y, por lo tanto, "gente de reconocido prestigio, un poco de todo, como los alcaldes del sur que han renovado su respaldo en las urnas porque han mantenido su legitimidad en estos días duros para el socialismo madrileño". El secretario de Organización Federal del PSOE, José Blanco, mantuvo ayer entrevistas con los alcaldes de Alcorcón, Enrique Cascallana; Getafe, Pedro Castro, y Fuenlabrada, Manuel Robles, así como con el anterior secretario general del PSM, Jaime Lissavetzky y con el diputado Adolfo Navarro.

Antonio Carmona, ex diputado regional y actual representante del sector socialdemócrata (antes renovador) y el diputado nacional José Acosta, que lidera la corriente acostista (antes guerrista) del PSM siguieron en la lista de encuentros con Blanco, tras la reunión primera que celebró con el ex secretario general Rafael Simancas, que dejó su cargo el lunes por la derrota del 27-M. Los encuentros con "personas que han tenido o tienen algún tipo de responsabilidad en el socialismo madrileño" y con "otras que han pedido en algún momento un cambio en profundidad" continúan hoy. Por el despacho de José Blanco, además del ex secretario general Rafael Simancas, también han pasado sus máximos colaboradores: Andrés Rojo, Ruth Porta y Helena Almazán.

A partir del nombramiento de la gestora, se convocará un congreso extraordinario "en el menor plazo posible" y después "se abrirá el proceso a todos los militantes socialistas, sobre todo, los que no están en ninguna familia, para lograr un nuevo equipo que conduzca al socialismo madrileño hacia la victoria". Esto es "absolutamente posible", en opinión del diputado Adolfo Navarro, quien ha afirmado que "se pueden ganar las elecciones, sólo hay que poner ilusión y determinación y tener confianza en un electorado madrileño que mayoritariamente se declara de centro-izquierda" y que espera de ellos "nuevos discursos, nuevos lenguajes y nuevas caras".

Gente "maja, prudente y ecuánime"

También se ha mostrado convencido de que la gestora será gente "maja, prudente y ecuánime" y tendrá la confianza de todos los militantes de Madrid, a los que llama a participar "en la nueva etapa del socialismo madrileño". El congreso extraordinario deberá ratificar o cambiar los nombramientos provisionales que haga la gestora, tanto en el Ayuntamiento de Madrid, como en la Asamblea, y será responsable de dirigir la campaña electoral hasta las próximas generales.

Después se convocará el congreso ordinario donde se elegirá al secretario general y se decidirá en un proceso meditado, con debates de ponencias y documentos los cambios organizativos "profundos". No obstante, quedar fuera de la gestora es justo lo contrario de lo que aparenta, ya que estar dentro inhabilita para presentar un proyecto de futuro, puesto que los miembros de ese equipo no se pueden presentar después al Congreso porque podría significar que parten con ventaja.