Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los españoles dan un aprobado a Zapatero tras tres años en el poder y Rajoy suspende en la oposición

El Pulsómetro de la Cadena SER revela que hay más confianza en la economía, pero menos en la política

Tanto el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, como el líder de la oposición, Mariano Rajoy, han perdido popularidad y valoración por parte de los españoles transcurridos tres años de las últimas elecciones generales. Según el balance del Pulsómetro efectuado por el Instituto Opina para la Cadena SER el presidente baja su nota, pero sigue aprobando (ha pasado del 6 al 5,2 en tres años), mientras Rajoy continúa un descenso en picado y pasa del aprobado en 2004 (con un 5) a un suspenso en 2007 (con el 4,1).

En cuanto a su popularidad, en 2004 el 60% de los españoles aprobaba de media a Zapatero, porcentaje que bajó al 55% de media en el 2005 y al 52% en el 2006. En lo que va de año, le aprueba de media el 49%.

Por su parte, Rajoy comenzó con un 6 de media en 2004; bajó al 41% al año siguiente y se desplomó hasta el 34% en 2006. Este año sigue cayendo y de media logra la aprobación del 32% de los ciudadanos.

La gestión del Gobierno

Por su parte, la gestión del Gobierno, que comenzó con un aprobado claro en el 2004 (5,7), ahora se queda a las puertas del 5 (4,96). La oposición del PP comenzó con un 4,7 y ha caído un punto, hasta el 3,7.

En cuanto al balance en intención de voto decidido, el PSOE arrancó en 2004 con una ventaja media de ocho puntos sobre el PP (PSOE 45%, PP 37%); mantuvo cinco puntos de ventaja en 2005 (PSOE 44%, PP 39%); la misma media logró en 2006, y en lo que va de 2007 la ventaja media de los socialistas sobre los populares ahora es de 4 puntos (PSOE 43%, PP 39%).

La crispación pasa factura

Según este balance, los ciudadanos ven con optimismo y estabilidad la situación económica y suspenden la política por la crispación.

Los ciudadanos daban un 5,3 a la situación política en la media de 2004; un 4,9 en el 2005; un 4,6 en 2006 y un 4,2 de media en lo que va de 2007. La valoración de la situación política ha sufrido un gran deterioro, en gran medida por la crispación que se vive entre el Gobierno y el principal partido en la oposición.

En cuanto a la situación económica, los españoles encuestados por el Instituto Opina en 2005 le ponían un 5,6; un 5,5 en 2005 y en 2006 y un 5,6 de media en lo que va de 2007, una situación estable.

Como en años anteriores, los tres principales problemas para los ciudadanos se mantienen: terrorismo, paro e inmigración.

Este balance es un trabajo del Instituto Opina sobre todas las encuestas hechas durante la legislatura, con un total de 49.300 entrevistas realizadas.