Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La creciente sombra del candidato centrista alarma a Sarkozy y Royal

François Bayrou empata en intención de voto con la socialista y obliga a dar un giro a la derecha al conservador

Los socialistas franceses han dejado de mirar hacia delante con la esperanza de trincar en los sondeos al derechista Nicolas Sarkozy, bastante adelantado desde el inicio de la campaña electoral de las presidenciales, para fijar sus cañones en el centrista François Bayrou, que ya ha empatado en intención de voto a su candidata, Ségolène Royal. Pero no son los únicos preocupados: el propio Sarkozy se ha visto obligado a dar un giro a la derecha para fijar su posición ante el tercero en discordia.

Un sondeo publicado hoy en la prensa francesa otorga a Bayrou la misma intención de voto que a Royal, un 23% en la primera vuelta de los comicios. El delegado de la candidata socialista en el extranjero, Pierre-Yves Le Borgn, estaba hoy en Madrid (donde hay 55.000 franceses con derecho a voto) para participar en un acto convocado por el PSOE. Le Borgn ha dicho que Bayrou “no es de centro, sino de la derecha”, intentado colgarle el mordisco electoral a Sarkozy.

El candidato conservador, por su parte, se ha recolocado a la derecha en respuesta a la efervescencia de Bayrou, que ha pasado de la nada a convertirse en una alternativa creíble en cuestión de semanas. Su plan para crear un Ministerio de la Inmigración y la Identidad Nacional ha animado la campaña electoral a menos de un mes para los comicios, y le ha hecho merecedor de críticas de sus rivales, que le acusan de extremista.

Creen sus oponentes políticos que trata de arrancarle un puñado de voto al candidato de extrema derecha, Jean Marie Le Pen, y le advierten de los peligros de agitar el fantasma de la xenofobia. Las encuestas, tercas, insisten por ahora en que Bayrou podría terminar por dejar fuera de la carrera a los dos pesos pesados de la política francesa el próximo 22 de abril, e incluso alzarse a la presidencia de la República el 6 de mayo, en la segunda vuelta.