Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Caravana de mujeres en Hoyocasero

Varones de la provincia de Ávila reciben a 150 féminas de toda España en busca del amor

Hoyocasero (Ávila)
Caravana de mujeres en Hoyocasero
EFE

La localidad abulense de Hoyocasero, de 359 habitantes, vive hoy un día de fiesta gracias al "Gran encuentro de ‘solter@s", al que acudieron unas 150 mujeres de toda España y un número similar de hombres procedentes de los 28 pueblos de esta zona situada al norte de la Sierra de Gredos

Esta iniciativa, impulsada desde el pasado mes de octubre por Nicolás Martín, un vecino del pueblo, y respaldada por el Ayuntamiento, pretende conseguir que la población del municipio aumente y que el colegio, que en la actualidad cuenta con siete alumnos, no se cierre el próximo curso, cuando el número de chavales se reducirá a tres.

Desde primera hora de la mañana, el ambiente festivo inundó el pueblo, con el sonido de la música en la Plaza de España, donde en torno a las doce del mediodía se produjo el recibimiento oficial a las mujeres, que partieron a las ocho de la mañana de Madrid en tres autocares.

Las primeras en llegar, pero por sus propios medios, fueron cuatro mujeres, Manuela, Concha, Mónica y Teresa, que se trasladaron desde la capital de España en una furgoneta en la podía leerse: "Ya llegan las palomas".

Ataviadas como auténticas cowboys, decidieron viajar en su propio vehículo para "tener más independencia", según comentó Concha, quien señaló que habían reservado "hace un mes" una plaza hotelera, con el objetivo de pasar la noche en la localidad.

"Si estás de fiesta, ¿cómo te vas a volver a Madrid a las 00.00 horas y en el mejor momento?", se preguntó, después de destacar las "dificultades" que habían tenido para reservar plaza para este fin de semana, ya que el encuentro ha servido para que los

establecimientos hoteleros de la zona hicieran su particular agosto.

Desde las 10.30, hora inicialmente prevista para que llegase la caravana, la Plaza de España se convirtió en una discoteca al aire libre, con vecinos y visitantes bailando al ritmo de la música de canciones de Fito y los Fitipaldis, Paulina Rubio o Julio Iglesias,

del que pudo escucharse la canción "Soy un truhán, soy un señor".

Tras la espera, la comitiva llegó a las calles de Hoyocasero a las 11.45 horas y fue recibida por Nicolás Martín, que obsequió a cada una de las mujeres con un clavel, que lucieron con orgullo.

Nieves y María Reyes, procedentes de la capital de España, fueron las primeras en descender de los autocares, abrumadas por las decenas de personas y medios de comunicación, de España y del extranjero, que rodearon el vehículo.

"Estamos sorprendidas", dijeron, a la vez que se mostraron "nerviosas" por un día en el que sólo esperaban "pasarlo bien" y "disfrutar de una jornada de fiesta".

"Sobre todo espero bailar, que me encanta", comentó María Reyes, que dijo no llegar predispuesta a encontrar pareja, aunque "si surge algo...".

Mientras descendían de los vehículos, Francisco Correa, un viudo de 59 años que se trasladó desde Burgohondo (Ávila), repartió cuarenta pequeñas cartas de presentación entre las mujeres que se inscribieron para participar en este encuentro.

"Necesito una mujer"

"Necesito mujer para vivir juntos. No me importa nacionalidad, ni papeles. No necesita trabajar, ni vivienda ni coche", era el texto con el que iniciaba una misiva que continuaba: "Soy cariñoso. Me gusta la formalidad, la sinceridad y la fidelidad".

"Tengo un corazón muy grande, para sembrar mucho amor, porque el que siembra, recoge. Si tú eres así, yo también", añadía el texto de una carta en la que facilitaba a las remitentes su nombre, dirección y teléfono.

Poco después, la fiesta continuaba en la Plaza de España, donde unas trescientas personas comenzaron a bailar en torno a las doce del mediodía, como si de una auténtica verbena se tratara, mientras las televisiones grababan a todo aquel dispuesto a exhibirse ante las cámaras.

El día continuó con una degustación de productos de la tierra, una comida multitudinaria en una nave de la localidad, juegos por la tarde y una verbena, antes del regreso a Madrid a las 0.00 horas, por parte de las que estén dispuestas a emprender el camino de retorno.