Los italianos desaprueban la carta de la mujer de Berlusconi

Un sondeo encargado por el periódico La Repubblica indica que el 55 % de los entrevistados censura la iniciativa de Verónica Lario, mientras que el 33% cree que ha sido una buena idea

El día después de que Verónica Lario y su marido Silvio Berslusconi acapararan la atención de las portadas de medio planeta con peticiones de disculpas y promesas de amor incondicional y recíproco, los italianos han expresado su opinión sobre el tema. Y la mayoría censura las declaraciones públicas de la esposa del ex primer ministro. El 55% de los 1000 entrevistados por teléfono cree que no fue buena idea que Verónica Lario exigiera públicas disculpas a su marido a través de las páginas de un periódico. Sólo un 33% apoya la iniciativa de la mujer, mientras que un 12% no tiene opinión sobre el tema.

Más información
Berlusconi pide perdón

Entre los que respaldan las acciones de Verónica la mayoría son mujeres y electores del centro izquierda, según indica la sociedad Irp Marketing, que realizó el sondeo para La Repúbblica. Una minoría de entrevistados ve intereses políticos detrás de la carta, el 30%, mientras que el 50% la considera un desahogo personal.

Arcidonna, la mayor asociación italiana de defensa de los derechos de la mujer, ha expresado su solidaridad a Verónica Lario, y ha añadido que el gesto ayuda a luchar contra el “insoportable machismo italiano”. La asociación ha recordado que “Berlusconi es el autor de muchas salidas de tono parecidas a ésta, y que su actitud ridícula recuerda a la de demasiados hombres".

El periódico deportivo AS ha aprovechado hoy su contra para publicar una foto de Mara Cafagna semidesnuda. En un espacio que el rotativo suele dedicar a fotos de mujeres ligeras de ropa, hoy aparece la chica que originó uno de los deslices verbales de Berlusconi, con un titular inequívoco: Mara encandila a Berlusconi.

Culebrón Berlusconi

El culebrón empezó ayer por la mañana cuando el periódico italiano La Repubblica publicó una carta de la esposa de Silvio Berlusconi, Verónica Lario, en la que la mujer pedía a su marido que se disculpara públicamente con ella, ya que de forma privada no lo había hecho.

Causa de las quejas de Lario fueron unas frases pronunciadas por Berlusconi hace unos días en una gala, cuando piropeó a un par de estrellas catódicas. A una le dijo que con ella “iría a donde fuera” y a otra, que “si no estuviera casado, me casaría con usted de inmediato”. Una de las afortunadas era Mara Cafagna.

Verónica Lario no pareció apreciar demasiado las frases del marido y abandonó su tradicional discreción para remitir la carta al periódico. Si el efecto era obtener disculpas la iniciativa cundió. Berlusconi se disculpó públicamente ante su esposa por su comportamiento sexista. También escribió una carta a los medios de comunicación en la que pidió a su mujer que le perdonase porque las suyas fueron sólo "ocurrencias dichas sin pensar, palabras galantes y frivolidades de un momento".

AP SUSAN WALSH

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS