Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"Todo lo dicho queda derogado"

La Reina asegura que la infanta Leonor es "tranquila y buenísima" y no "llorona", como dijo nada más nacer

La infanta Leonor es como dijo su abuela doña Sofía un bebé redondito y de ojos azules. En lo que se equivocó la Reina fue a la hora de definir su carácter. Si el día que acudió a la clínica Rúber Internacional a conocer a la primogénita de los príncipes de Asturias añadió, "y llorona", hoy, doña Sofía ha querido rectificar. "Todo lo dicho queda derogado", proclamó. "Como se ve es muy tranquila, es buenísima. Come y duerme".

Los príncipes de Asturias sonrieron al escuchar la declaración de la feliz abuela a los periodistas invitados al bautizo de la infanta Leonor. La escena se producía momentos antes de que en el vestíbulo del Palacio de La Zarzuela comenzara la ceremonia. La jornada festiva se inició con una sesión fotográfica en la que las familias Borbón y Ortiz posaron con la protagonista del día.

Doña Letizia llevaba en brazos a Leonor y junto a ella, pendiente en todo momento de los gestos de la pequeña, don Felipe. Junto a ellos los Reyes de España y padrinos de la ceremonia; y los padres de la princesa de Asturias, Jesús Ortiz y Paloma Rocasolano. La escena familiar la completaban los duques de Lugo y de Palma de Mallorca, las hermanas de la princesa -Erika ,con su esposo Antonio Vigo, y Thelma- y los abuelos de doña Letizia.

Cuando en el salón de recepciones sólo quedaban los Reyes y los Príncipes con su hija, el protocolo se relajó. Todos se acercaron a los periodistas para mostrar a la pequeña. "¿Habéis visto lo buena que es?", comentó la Reina. Leonor permaneció dormida en el regazo de su madre durante toda la sesión gráfica.

"La que está haciendo pesas es ella", advirtió don Felipe en referencia a su esposa. Doña Letizia estrechaba manos y mostraba a la pequeña que ya pesa casi seis kilos. Don Juan Carlos recibía felicitaciones por su doble condición de abuelo y padrino pero dejaba a los padres que respondieran a las preguntas sobre la pequeña.

¿Va a haber sorpresa?, se le preguntó a don Felipe en referencia a si al nombre de Leonor se le iba a añadir algún otro. "La habrá, claro, pero de momento no". Cuando el príncipe se dio cuenta de que no se le estaba preguntando por si iban a tener enseguida más hijos, aclaró: "Ah¡¡¡ sobre el nombre. Sí se llamará Leonor de Todos los Santos". Don Felipe aseguró que está "feliz" con su hija y demostró que ha cogido maña de padre en estos casi tres meses. Hoy le colocaba el faldón y le acariciaba para que permaneciese tranquila.