Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un nuevo informe concluye que la muerte del agricultor de Roquetas fue por drogas y estrés

Los forenses determinan así que ninguno de los golpes que recibió la víctima causaron su muerte

Un segundo informe encargado a un equipo de forenses sobre la muerte del agricultor fallecido el 24 de julio en el cuartel de la Guardia Civil de Roquetas de Mar concluye que la muerte fue debida a un edema pulmonar provocado por una combinación de ingesta de drogas y un cuadro de estrés. Los forenses afirman así que ninguno de los golpes que recibió la víctima causaron directamente la muerte.

Las conclusiones del informe encargado por la titular del juzgado número uno de Roquetas de Mar (Almería), Estefanía López, adelantadas por Telecinco, determinan que Juan Martínez Galdeano falleció al sufrir un edema pulmonar provocado por la ingesta de gran cantidad de droga y lo que los forenses denominada "síndrome de custodia policial", es decir, una situación de excitación causada por los golpes que recibió durante el forcejeo con los agentes de la Guardia Civil.

Por último, el equipo de forenses señala que, pese a que no se ha analizado el hueso del esternón de la víctima -que se encuentra en el Instituto Toxicológico de Madrid-, las conclusiones del informe no se verán modificadas porque, según sostienen, la rotura del mismo se produjo durante las maniobras de reanimación.

La autopsia efectuada al cadáver del agricultor concluía que la causa de la muerte fue "una insuficiencia respiratoria o cardiorrespiratoria aguda" y precisaba que existía "una relación de causalidad entre el fallecimiento y la situación de detención del sujeto".

El primer informe decía: "no se descarta que una inmovilización del sujeto, con las manos y pies fuertemente asidos y traccionados, presionando la espalda contra el suelo y apoyándose encima puedan ser el precipitante final por restricción de movimientos en la caja torácica y anoxia consecuente del cuadro asfíctico observado". No obstante, precisaba que "deben de considerarse otras concausas que en mayor o menor medida pueden haber estado presentes, sumándose entre sí o incluso se origen per se del fallecimiento".