Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El barco interceptado ayer con 135 inmigrantes a bordo no tenía como destino España

Trece de los inmigrantes aseguran ser de Bangladesh y el resto de India

Madrid / Algeciras (Cádiz)

El destino del pesquero interceptado ayer en aguas del Estrecho y con 135 inmigrantes asiáticos escondidos en sus bodegas no era España, según fuentes de la subdelegación del Gobierno de Cádiz, que han añadido que todos los inmigrantes serán repatriados a sus países de origen.

Trece de los inmigrantes del barco han declarado ser de Bangladesh y el resto de India, mientras que el capitán es senegalés y los ocho tripulantes, de Sierra Leona y Mauritania. Los tripulantes y el capitán del barco están detenidos en la Comandancia de la Guardia Civil de Algeciras y en las próximas horas prestarán declaración, mientras que los inmigrantes, todos con buen estado de salud, fueron trasladados al centro de acogida de inmigrantes de la Isla de las Palomas en Tarifa (Cádiz).

El pesquero, que fue rescatado anoche a tres millas al Norte de Punta Cires (Marruecos) por la Salvamar Alkaid, había partido de Mauritania, navegaba a la deriva y con apenas combustible. El buque, llamado Menavaal 1 y con matrícula 5772INDB, levantó sospechas porque cuando fue localizado, en una zona del Estrecho entre Ceuta y Algeciras, navegaba con dificultad y mucha lentitud y su tripulación no contestaba a las llamadas por radio de Tarifa Tráfico. Según fuentes de la Guarida Civil, cuando la patrullera llegó hasta donde estaba el barco, los tripulantes confesaron que había inmigrantes en la bodega y que tenían problemas en el motor y falta de combustible.

"La investigación está en marcha"

La secretaria de Estado de Inmigración, Consuelo Rumí, ha confirmado que "se están poniendo todos los medios" para repatriar a los 135 inmigrantes, al tiempo que ha informado de que de que desde enero a julio de 2005 se ha reducido en un 22% la llegada de inmigrantes en patera. Sobre si su destino era España, la secretaria de Estado se ha limitado a declarar que "la investigación está en marcha" y que las mafias utilizan cada vez más este sistema, el del barco, para el traslado de inmigrantes porque cada vez con más eficacia los controles y los refuerzos de las fronteras terrestres, aéreas y marítimas. Tras señalar que entre los inmigrantes del barco no hay ni mujeres ni niños entre ellos, ha explicado que "se les atiende a todos y que sólo tres o cuatro han necesitado asistencia sanitaria".

Por su parte, desde Sevilla, el delegado del Gobierno, Juan José López Garzón, ha subrayado en que el pesquero no tenía como destino España y que, por tanto, no parece que se trata de un cambio de tendencias en la inmigración en esta zona. López Garzón ha destacado que las primeras investigaciones apuntan a que el pesquero se quedó sin combustible y llegó a lanzar señales de petición de ayuda, por lo que se deduce que su destino no era España y que, por tanto, no se trata de un transporte masivo de inmigrantes indocumentados que pretendiera arribar a las costas andaluzas. Ha destacado que "ha habido normalidad dentro de la anormalidad que supone la llegada a un país de un barco con 135 inmigrantes".

Aunque este extremo parece descartado, podría tratarse de la primera vez que un barco con tantas personas en las bodegas se dirige a España, lo que es del todo inusual, ya que la mayoría de los indocumentados llegan a las costas de la península en pequeños grupos y en pateras.