SUCESO

Once heridos al derrumbarse parte del techo de la estación de autobuses de Gijón

Por el momento se desconocen las causas del siniestro, pero el edificio data de 1939 y había muchas denuncias sobre su estado de conservación

Once personas han resultado heridas al derrumbarse esta mañana parte del techo de la estación de autobuses de Gijón, situada el centro de la ciudad y propiedad de la compañía Alsa. De los heridos, tres permanecen ingresados con lesiones de pronóstico reservado, mientras que los ocho restantes sufren heridas leves y ya han sido dadas de alta.

Tras la inspección técnica del edicio, la empresa Alsa y el Ayuntamiento han acordado el cierre cautelar de las estación, que había permanecido cerrada durante dos horas y reabierta parcialmente a las 8.45, para garantizar la seguridad de los viajeros.

Más información
Dos vecinos mueren al derrumbarse una casa de 5 plantas en Valencia
Un muerto y dos desaparecidos por una explosión de gas en Barcelona
El mal uso de una cocina de gas causó el derrumbe del piso en la capital catalana

El tráfico de la única estación de largo y medio recorrida de la ciudad se está realizando "con bastante diligencia y eficacia" mediante paradas provisionales habilitadas en las calles adyacentes a la estación, según fuentes de Alsa, que han informado de demoras de entre 20 y 30 minutos aunque esperan que la situación se normalice en las próximas horas.

El suceso se ha producido a las 6.45 horas cuando parte del voladizo del edificio de servicios de la estación, situada en la calle Llanes, se ha desplomado sobre la techumbre de los hangares, que posteriormente ha cadido y ha dejado caer los cascotes sobre varios autobuses estacionados en el andén número tres, que han alcanzado a algunos de los viajeros que aguardaban la salida de los autocares.

Momentos de pánico

Los usuarios que se encontraban a esa hora en el lugar eran fundamentalmente trabajadores que se desplazaban desde la ciudad más poblada de la región a otros lugares de Asturias, y también los que viajaban al aeropuerto para tomar los primeros vuelos de la mañana, algunos que iniciaban sus vacaciones y jóvenes que regresaban de pasar la noche en el Festival de la Semana Negra.

El siniestro, según varios testigos, ha provocado un fuerte estruendo en dos tiempos seguido de momentos de pánico, porque en la estación había alrededor de un centenar de personas. La estación ha sido cerrada y efectivos de los bomberos se encuentran retirando los cascotes y restos caídos de la techumbre.

La alcaldesa de Gijón, Paz Fernández Felgueroso, y la concejala de Seguridad Ciudadana, Begoña Huergo, han visitado la zona afectada junto al responsable ejecutivo de Alsa, Jacobo Cosmen y se han desplazado al Hospital de Jove y al de Cabueñes para visitar y conocer el estado de los heridos. Según fuentes del Ayuntamiento, uno de los heridos con pronóstico reservado es el jefe de tráfico de la estación, que tiene un brazo roto y un golpe en la cabeza.

Denuncias de vecinos y usuarios

Los Bomberos de Gijón trabajan para evitar nuevos desprendimientos y realizan el informe sobre el grado de deterioro del edificio, construido en 1939 y catalogado por su interés arquitectónico.

Sus propietarios llevaban varios años negociando su rehabilitación con las administraciones. Los viajeros y vecinos de la zona habían denunciado en varias ocasiones el estado de deterioro en el que se encontraba este edificio, utilizado diariamente por miles de personas. En todo caso, la alcaldesa de Gijón ha informado de que la estación iba a ser rehabilitada en septiembre.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS